• 18 de diciembre de 2018, 16:40
Inicio | Cultura

Los cadetes se independizaron

Por Juan Roberto Presta

Los cadetes y ascensoristas de la tienda “A la Ciudad de Londres” un día se cansaron de la discriminación de los mayores que no los dejaban jugar en el club que habían formado los empleados y que se llamaba Maipo Banfield Club y entonces, decidieron “independizarse”, por eso lo primero que surgió cuando decidieron ponerle un nombre fue el de “Independiente Football Club”, esa reunión fue el 4 de agosto de 1904 en el almacén de los hermanos Telésforo y Policarpo Fuertes que estaba en la esquina de lo que hoy es Perú e Hipólito Yrigoyen (en ese momento Victoria), pero los historiadores se siguen peleando por el lugar exacto, por eso hay una plaqueta en una librería y otra en un bar, cruzando la calle Perú. También la fecha es dudosa, porque las actas oficiales del club dicen que se fundó el 1 de enero de 1905, pero eso fue en lo formal. Se dice que la dirección exacta era Victoria 584, justo frente a la Tienda donde estaban empleados. En esa reunión, dicen que alguno propuso asociarse a Atlanta y otro contestó “que Atlanta, ni ocho cuartos, nosotros tenemos que ser independientes” y ahí Rosendo De Giorgi, uno de los fundadores, dijo: “Ahí está el nombre, nos llamaremos Independiente”.


Estos chicos adolescentes nunca se dieron cuenta que estaban haciendo historia y fundando uno de los clubes más grandes del fútbol argentino, aquel que por sus conquistas internacionales llevaría 60 años después el mote de “Rey de Copas”. Igual querían hacer las cosas en grande, ya que cuatro años después ya tenían un himno escrito por Amadeo Larralde que decía:  Somos los de Independiente de pierna fuerte y templada, guapos para una jornada dignos de un team muy valiente, siempre luchamos unidos sin llamarnos temerarios, saludamos al contrario, vencedores o vencidos. Luchamos sin ambiciones, no tenemos avaricia, nada más que la malicia tenemos en ocasiones. pondremos siempre altanera nuestra divisa granate y en medio de un gran combate, flameara nuestra bandera y a de gritar el que pueda siguiendo nuestra corriente, urras al independiente del pueblo de avellaneda.


La primera camiseta fue blanca con pantalones y medias azules y un muy lindo escudo con las siglas “IFC” en su bolsillo, inspirado en el Saint Andrews FC, el club de los escoceses del colegio del mismo nombre, pero en 1908 cambiaron por la tradicional hasta hora casaca roja. Algunos historiadores dicen que es por la influencia del Nottingham Forest que en esa época estaba de gira por el país, pero la verdad es que fue por la influencia política de los adolescentes, ya jóvenes que eran en su mayoría socialistas y anarquistas.


De entrada se ubicaron en unos terrenos en La Paternal y hasta jugaron en Tagle y Figueroa Alcorta, donde después jugaría River, pero ya en 1907 se trasladaron a Avellaneda, primero a unos terrenos en Crucecita, después otros muy cerca de estos y desde 1928 en el centro de Avellaneda, en la que hoy es la calle Ricardo Bochini. En 1907 se afiliaron a la predecesora de la AFA y en 1912 llegaron a primera gracias a la escisión de la Asociación Argentina y la Federación Argentina. Independiente se quedó en la Asociación y fue campeón en 1922 y 1926 y varias copas (ya empezaba a ser el rey) como Copa La Nación en 1914, Copa Jockey Club en 1917, Copa de Honor de la Municipalidad de Buenos Aires en 1918 y la Copa Competencia en 1924, 25 y 26. Fue fundador del profesionalismo donde logró hasta ahora 14 campeonatos (1938; 1939; 1948: 1960; 1963; Nacional 1967; Metropolitano 1970; Metropolitano 1971; Nacional 1977; Nacional 1978; Metropolitano 1983; Temporada 1988/89; Clausura 1993/94; Apertura 2002/03). En 2013 descendió al Nacional B, pero volvió al otro año.


De cualquier manera lo que hizo grande a Independiente, que tuvo entre otros logros el primer estadio de cemento de Sudamerica, fueron las Copas Libertadores de América que conquistó y las Intercontinentales. La primera fue en 1964 y le siguieron las de 1965, 1974, 1975. 1984. En total 7, algo que nadie le pudo igualar. También consiguió la Copa Intercontinental en 1973, la Interamericana en ese mismo año, pero perteneciente a 1972, torneo que repitió en 1974 y 1975. En 1984 con José Omar Pastoriza como técnico volvió a lograr la Intercontinental ganándole al Liverpool por 1 a 0 con gol de José Percudani, en el primer partido que se jugó contra un equipo inglés después de la Guerra de Malvinas. También consiguió la Supercopa 1994 y las Copas Sudamericanas de 2010 y la última en 2017. Los “Diablos Rojos” como mote nació de la pluma del gran periodista Hugo Marini en el diario Crítica en 1926 porque tenía “una delantera endiablada” que hizo 75 goles en 25 partidos y formaba con Canaveri, Lalín, Ravaschino, Seoane y Orsi (este último campeón Mundial con Italia en 1934). Dicen que hay un banderín de Independiente en la Luna llevado por Neill Armstrong entre las cosas que dejó allí. El mismo Amstrong lo confirmó en una visita a Buenos Aires con sus compañeros Edwin Aldrin y Michael Collins. Tuvo muchos ídolos pero los dos más grandes fueron el paraguayo Arsenio Erico, todavía goleador histórico del fútbol argentino y Ricardo Enrique Bochini, pero entre muchos se puede nombrar, además de esa delantera de 1926 a Vicente De La Mata, Antonio Sastre, Osvaldo Cruz, Rodolfo Michelli, Ernesto Grillo y más acá a Miguel Santoro, Elvio Pavoni, José Omar Pastoriza, Daniel Bertoni, Luis Artime, Enzo Trossero, Hugo Villaverde, Roberto Ferreiro, Raúl Bernao, Héctor Yazalde, Gabriel Milito, Sergio “Kun” Agüero o Diego Forlán. Una historia riquísima la del “Diablo Rojo”, “Rey de Copas”, “Orgullo Nacional” que en realidad es el equipo de los cadetes de la tienda que se independizaron y fueron eternos.

Cultura