• 17 de diciembre de 2018, 0:30
Inicio | Ciudad de Buenos Aires

Barracas multifacética

Por Abel Roth

Pocos barrios de la ciudad de Buenos Aires tienen una historia tan rica como la de Barracas, en el siglo XVIII esa zona del sur recibió ese nombre por los depósitos donde se almacenaban cueros y carnes saladas, los vecinos antiguos aseguran que el matadero en el cual se inspiró Esteban Echeverria para escribir el primer cuento del Rio de la Plata estaba en ese barrio.
Allí se construiría el primer puente para cruzar el Riachuelo, el puente de Gálvez en 1791, escenario de hechos históricos, desde que pasaron los ingleses en 1806 rumbo a Buenos Aires hasta comienzos de la década del 60 (ahora llamado Puente Pueyrredñon")con los enfrentamientos entre "azules" y "colorados". Por ese lugar cruzarían el río centenares de obreros de la zona sur rumbo a Plaza de Mayo el 17 de octubre de 1945, inaugurando una nueva etapa en la historia política argentina.
Una buena parte de las familias acaudaladas tenían allí sus lugares de residencia en el siglo XIX, Alzaga, Montes de Oca, Diaz Velez...algunas de ellas dejarían el barrio después de la epidemia de fiebre amarilla de 1871 y se trasladarían a la zona norte de la ciudad.

En el siglo XX el barrio cambiaría su fisonomia, llegaron españoles, italianos y judios y seria un barrio de trabajadores empleados en las multiples fábricas y empresas radicadas alli (Alpargatas, Terrabussi, Bagley, etc). Con ellos también vendrian las ideas socialistas y anarquistas.
En 1899 se inauguraría en el límite de Barracas con Parque Patricios la escuela anarquista "Nueva humanidad de los Corrales", también en ese año se estrenaría la "Sociedad luz". de inspiración socialista que existe hasta el día de hoy , en 1936 su biblioteca poseçia mas de diez mil libros.
El complejo Santa Felicitas, con su iglesia, su templo escondido y sus túneles merece una historia aparte, edificado en terrenos que eran de la familia Alzaga ha recuperado una buena parte de la historia del barrio, su comedor obrero, herramientas antiguas, máquinas, trajes y una inmensa cantidad de fotos de época. ("nos admiraba la limpieza que reinaba por todas partes", escribía la revista Para Ti en 1923)
El estadio de futbol del club Sportivo Barracas fue en los años 20 uno de los mas grandes y escenario de partidos de la Selección Nacional, alli en 1924 en un partido contra Uruguay, el argentino Cesáreo Onzari convertiría el primer "gol olímpico" de la historia.
En los años 80, la autopista 9 de julio dividiría en dos el barrio, olvidado por un tiempo, Barracas vuelve a ser un lugar recuperado por la memoria de la ciudad, su rica historia está por escribirse.

Ciudad de Buenos Aires