• 28 de noviembre de 2021, 18:25
Inicio | Política

El 30% de los árboles del mundo está en peligro de extinción

Por Muy Interesante

Más de 440 especies de árboles de todo el mundo están al borde de la extinción, lo que significa que cuentan con menos de 50 individuos en estado silvestre. Son las conclusiones del Informe sobre el Estado de los Árboles del Mundo que ha publicado la organización Botanic Gardens Conservation International (BGCI), y en el que han participado también investigadores del proyecto científico internacional Evaluación Global de Árboles (Global Tree Assessment, GTA). El trabajo es el resultado de cinco años de investigación y constituye una de las primeras evaluaciones de los árboles amenazados del mundo.

Principales amenazas

De las 60 000 especies examinadas, el 30 % (17 500 especies) se encuentran actualmente en peligro de extinción. La principal amenaza para los árboles es la pérdida de hábitat a consecuencia de la agricultura y el pastoreo, seguida de la sobreexplotación por talas. El informe indica que, de hecho, 1 de cada 3 árboles que se talan actualmente para obtener madera están en peligro de extinción.

Además, el cambio climático se sitúa como una amenaza emergente para los árboles de todo el mundo. A medida que cambia la temperatura y el clima, muchos árboles corren el riesgo de perder áreas con un hábitat adecuado para su supervivencia. Nadie se salva: el problema afecta tanto a las especies de zonas templadas como tropicales, aunque los árboles de los bosques nublados de América Central se encuentran en mayor peligro.

Al menos 180 especies de árboles están directamente amenazadas por el aumento del nivel del mar y los fenómenos meteorológicos severos. Esta amenaza es más grave para las especies de islas, incluidas las magnolias del Caribe. La mayor incidencia de incendios supone una amenaza importante para los árboles en Madagascar, y también se ha identificado como un riesgo para las especies estadounidenses de robles y árboles Nothofagus en Australia y América del Sur. A nivel mundial, el cambio de uso de la tierra a la agricultura junto con el aumento de las temperaturas globales agrava el riesgo de incendio para muchas especies de árboles.

Hay esperanza

A pesar de las malas noticias, los autores del informe creen que el aumento en los esfuerzos de conservación liderados por la comunidad de botánicos de todo el mundo es motivo de esperanza para el futuro. Una de las formas más eficaces de prevenir la extinción y restaurar las especies en peligro es la identificación de los árboles en riesgo para garantizar su protección.

El informe revela que al menos el 64 % de todas las especies de árboles se pueden encontrar en al menos un área protegida, y alrededor del 30 % se puede encontrar en jardines botánicos, bancos de semillas u otras colecciones ex situ, pero se necesitan más acciones más contundentes.

El informe recomienda cinco líneas clave para proteger y recuperar especies amenazadas:

  • Ampliar la cobertura de áreas protegidas para especies arbóreas amenazadas que actualmente no están bien representadas en dichas áreas
  • Garantizar que todas las especies de árboles amenazadas a nivel mundial, siempre que sea posible, se conserven en colecciones de jardines botánicos y bancos de semillas.
  • Aumentar la disponibilidad de fondos gubernamentales y corporativos para especies arbóreas amenazadas.
  • Ampliar los planes de plantación de árboles y garantizar la plantación selectiva de especies nativas y amenazadas.
  • Incrementar la colaboración global para abordar la extinción de árboles, participando en esfuerzos internacionales como el Global Conservation Consortia.

¿Por qué hay que proteger los árboles?

El informe revela que 1 de cada 5 especies de árboles son utilizadas directamente por los seres humanos, como alimento, combustible, madera, medicinas, horticultura, etc. A pesar de todos estos usos, muchos árboles  se enfrentan a la extinción como resultado de la sobreexplotación y la mala gestión.

Además, las especies de árboles son la columna vertebral del ecosistema natural y nos proporcionan multitud de servicios ecosistémicos. Por ejemplo, almacenan el 50 % del carbono terrestre del mundo y son un amortiguador natural contra el clima extremo, como huracanes y tsunamis.

Muchas especies de árboles amenazadas proporcionan el hábitat y alimento para millones de otras especies de aves, mamíferos, anfibios, reptiles, insectos y microorganismos. La extinción de una sola especie de árbol podría provocar un efecto dominó, catalizando la pérdida de muchas otras especies.

Fuente: Muy Inreresante

Política