• October 19, 2019 at 5:59 PM
Inicio | Política

Cambio climático: el Acuerdo de París para ignorar la realidad

Por Clive L. Spash *


En la 21ª sesión de la Conferencia de las Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático celebrada en París, Francia, el 30 de noviembre al 11 de diciembre de 2015, la comunidad internacional llegó a un acuerdo incluidos 195 países. El Acuerdo ha sido aclamado por los participantes y los medios de comunicación como un importante punto de inflexión para la política en la lucha para abordar el cambio climático inducido por el hombre. El siguiente es un corto comentario crítico en el que explico, brevemente, por qué el Acuerdo de París no cambia nada. Destaco cómo se ha alcanzado el Acuerdo mediante la eliminación de casi todas las cuestiones sustantivas relacionadas con las causas del cambio climático, inducido por el hombre, y no ofrece planes de acción firmes. En lugar de recortes sustanciales en las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), tan pronto como sea posible, las intenciones de las partes prometen una escalada de daños y tratan los peores escenarios como una posibilidad aceptable de 50:50. El Acuerdo de París significa el compromiso con el crecimiento industrial sostenido, la gestión de riesgos sobre la prevención de desastres y los futuros inventos y la tecnología como salvadores. El compromiso principal de la comunidad internacional es mantener el actual sistema social y económico. El resultado es la negación de que abordar las emisiones de GEI es incompatible con un crecimiento económico sostenido. La realidad es que los Estados Nacionales y las corporaciones internacionales participan en una expansión incesante y continua de la exploración, extracción y combustión de energía de combustibles fósiles, y la construcción de infraestructura relacionada para la producción y el consumo. Los objetivos y las promesas del Acuerdo de París no guardan relación con la realidad biofísica o social y económica.

Los pedidos de más investigación, con pruebas y pruebas, han retrasado la acción sobre el cambio climático inducido por el hombre, durante más de un cuarto de siglo. Para detener el forzamiento climático, las emisiones de combustibles fósiles debe ser severamente restringido, si no virtualmente cesado, y esto debe hacerse antes de que se acumulen gases de efecto invernadero (GEI) en la atmósfera superior. Todos los que toman el tema en serio lo entienden, y conocen a los optimistas tecnológicos que abogan por una solución milagrosa futura (por ejemplo, geoingeniería, captura y almacenamiento de carbono) se preocupan, principalmente, por mantener el negocio inusual, independientemente del cambio climático inducido por el hombre o cualquier otro problema medio ambiente. El Acuerdo de París está siendo aclamado como un contraataque atrasado desde hace mucho tiempo, pero ¿es así? 

Si no se toman medidas hasta la fecha, las concentraciones atmosféricas de GEI ya han superado el nivel esperado para producir el forzamiento climático de 28° C, 1 que supuestamente la comunidad internacional estaba comprometida a evitar que suceda. Incluso la Secretaría de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) ha declarado que, si se implementan, sus planes para el objetivo 28C (es decir, la estabilización a 450 ppm de CO2 equivalente) solo tienen la intención de ofrecer una probabilidad de 50:50 para evitar los peores efectos de cambio climático.2 El objetivo del 28° C en sí mismo ha sido controvertido, no evita la amenaza de un daño significativo y, como tal, no está en desacuerdo con los requisitos de la CMNUCC cuyo objetivo final era "estabilizar las concentraciones de GEI, en la atmósfera, a un nivel que prevenga la interferencia antropogénica peligrosa con el sistema climático'' (Artículo 2), no la implementación de una política que solo ofrezca una probabilidad 50:50 de sufrir los peores impactos.

El Acuerdo de París ahora afirma (Artículo 2) que el objetivo es mantener el aumento de la temperatura promedio global "por debajo de los 28° C y continuar los esfuerzos" para limitar esto a 1.58° C, a fin de reducir el riesgo y los impactos del cambio climático. Muchos están enfatizando la mención de 1.58° C como un gran éxito, pero no hay planes para lograrlo. Tampoco hay menciones de la posibilidad de que se acabe el 50: 50, por lo que ahora el mundo se dirige hacia una temperatura cada vez más segura por encima de los 28° C. En lugar de un conjunto de reducciones planificadas y coordinadas, que tendrían como objetivo la combustión de combustibles fósiles y los responsables de la creación de GEI, el Acuerdo de París ha "destinado contribuciones determinadas a nivel nacional". Estas intenciones "están más en línea con un calentamiento total de 38° C" (según artículo en The Economist, 12 de diciembre de 2015). Sin embargo, muchos siguen aplaudiendo porque -aunque no está cerca del objetivo- está admitida en el Acuerdo.

De hecho, el Acuerdo de París espera totalmente los impactos sustanciales del cambio climático -inducidos por el hombre- y ha renunciado a evitarlos a todos. Esto es evidente en las disposiciones que se están haciendo para la adaptación. Sin embargo, la responsabilidad de obligar a otros a adaptarse no es algo mencionado, y la responsabilidad y la compensación están explícitamente excluidas (Cláusula 52, que califica el Artículo 8). Por lo tanto, el Acuerdo de París mantiene la posibilidad de una interferencia antropogénica peligrosa en el sistema climático, daño deliberado a los inocentes y de  adaptación forzada. De hecho, en contradicción con el mandato propio de la CMNUCC, confirma la conversión de la posición internacional de prevención a gestión de riesgos. En el Artículo 8, se puede encontrar la promoción de "Evaluación y gestión integral de riesgos" y de "Instalaciones de seguro de riesgos, agrupación de riesgos climáticos y otras soluciones de seguro". ¡Como si el seguro contra incendios detuviera un incendio! 

Además, todo el Artículo 2 está calificado por la frase: "en el contexto del desarrollo sostenible y los esfuerzos para erradicar la pobreza". El 'desarrollo sostenible' se enfatiza repetidamente en el Acuerdo de París, ocurriendo 12 veces en los primeros 10 artículos. De hecho, el Acuerdo no puede leerse fuera del contexto del cabildeo empresarial efectivo y la nueva agencia de crecimiento bajo el disfraz de "desarrollo sostenible". Las declaraciones iniciales del documento enfatizan la importancia de la Resolución de la ONU de octubre de 2015 A/RES/70/1 "Transformar nuestro mundo: La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible" que, a su vez, promueve el crecimiento económico, la tecnología, la industrialización y el uso de energía. El objetivo específico del artículo 8 -de esta Resolución de la ONU- es mantener el crecimiento económico, per cápita, a una tasa de "al menos el 7 % anual del producto bruto interno en los países menos desarrollados". La devastación ambiental que esto implicaría debe ser abordada por el 'esfuerzo por desacoplar el crecimiento económico de la degradación ambiental', lo cual no tiene sentido a menos que se realice en términos absolutos y eso es simplemente imposible para la economía industrial que se promueve en el artículo 9. Sin embargo, esperar milagros tecnológicos encaja bien con la fe en una expansión económica interminable de la producción de material y energía. 

El Acuerdo de París hace lo mismo y afirma que: 'Acelerar, alentar y permitir la innovación es fundamental para una innovación global efectiva a largo plazo respuesta al cambio climático y promoción del crecimiento económico y el desarrollo sostenible '(artículo 10). De hecho, abordar el cambio climático no requiere una nueva tecnología que, incluso cuando tiene éxito, lleva décadas pasar de la invención a la innovación para su implementación. Ese marco de tiempo es un lujo que ya ha sido derrochado por décadas de inacción y expansión de combustibles fósiles. La reducción de los GEI es necesaria de forma inmediata utilizando la tecnología apropiada existente (no alta), cambiando la infraestructura, la transformación sistémica y el control de la demanda. 

En esto radica el problema con el Acuerdo de París. Es una fantasía que carece de un plan real de cómo alcanzar los objetivos de reducción de emisiones. No se mencionan las fuentes de GEI, ni un solo comentario sobre el uso de combustibles fósiles, nada sobre cómo detener la expansión del fracking, el esquisto bituminoso o las exploraciones de petróleo y gas en el Ártico y la Antártida. Del mismo modo, hay medios para la aplicación. El Artículo 15 -sobre implementación y cumplimiento- establece un comité de expertos que será "no contencioso y no punitivo", lo que significa que no tiene nada que ver con el incumplimiento. Luego, está el Artículo 28, que ofrece la opción de retirada sin sanciones. Todo el mundo parece haber olvidado convenientemente cómo Canadá se retiró del Protocolo de Kyoto para continuar la fracturación hidráulica, o fracking, en una escala industrial masiva y ambientalmente catastrófica.

¿Por qué confiar en los gobiernos que firman este acuerdo con una mano mientras invierten cada vez más en la extracción, combustión y consumo de combustibles fósiles con los demás? Estos son los mismos gobiernos que conocen que el mundo ya tiene reservas probadas de combustibles fósiles que exceden la cantidad que se puede quemar al menos tres veces, 3 por una posibilidad uniforme de alcanzar 28° C, pero continúan explorando por más. Son los mismos gobiernos que promueven tasas de crecimiento del 7% y la proliferación de la industrialización y la infraestructura energética moderna, incluida la tecnología avanzada de combustibles fósiles (Resolución de la ONU A/RES/70/1). Por lo tanto, dan promesas de 1.58° C mientras construyen infraestructura y apoyan procesos de producción que requieren una expansión masiva de combustibles fósiles, en un sistema económico construido sobre el consumo conspicuo, de las masas, y la cultura de la moda desechable.

El divorcio de la política económica y energética de los objetivos del artículo 2 solo puede verse como un cinismo total, o un engaño total, por parte de los que negocian y aplauden en París. Quizás todos están altamente entrenados en el 'arte orwelliano' del doble pensamiento. En cualquier caso, los objetivos aspiracionales no guardan ninguna relación con la realidad de lo que hoy, actualmente, están haciendo los gobiernos y sus socios comerciales, 4 o los otros tratados que -los mismos gobiernos- están firmando simultáneamente. El sistema económico ya está comprometido a continuar explotando recursos, tan rápido como sea posible, en la carrera por el rendimiento cada vez mayor de material y energía. Basta con mirar los objetivos Horizon 20:20, de la Comunidad Europea, su promoción del crecimiento y la competencia y el impulso continuo para la Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión. Aparentemente, el crecimiento económico es la prioridad a ser protegida y promovida por encima de todo.

En realidad la profunda contradicción -en el Acuerdo de París- no es sorprendente porque el poderoso cabildeo para el crecimiento, como la solución al cambio climático, ha sido orquestado -desde hace tiempo- por las empresas corporativas y financieras utilizando la retórica de una economía verde. Como he señalado en otra parte (Spash, 2014), esto ha implicado la combinación de argumentos para el crecimiento, y aliviar la pobreza, con la necesidad de una gestión de riesgos ambientales, y una tecnología "verde" promovida a través de billones de dólares dirigidos a los "empresarios" (es decir, corporaciones multinacionales), para crear una "nueva economía". La tecnología y la innovación son clave para esta posición con su economía neo-austriaca y su retórica de "libre mercado". La 'política de cambio climático' debe diseñarse en consecuencia para 'servir al capital' que acumula una economía de crecimiento, por lo que esto último se convierte en la solución (no la causa) de lo primero.

Desafortunadamente, muchas organizaciones ambientales -no gubernamentales- han aceptado este razonamiento lógico y justifican su apoyo como pragmático. El lenguaje neoliberal abunda en sus informes y recomendaciones de políticas y en su adopción de capital natural, servicios ecosistémicos, compensación y comercio de mercado. Estos nuevos pragmáticos ambientales creen, sin justificación, que la financiarización de la naturaleza ayudará a prevenir su destrucción. Por lo tanto, los ambientalistas promueven el comercio de emisiones de carbono pero prestan poca atención a sus peligros y fallas (Spash, 2010). Por ejemplo, Nat Keohane, del Fondo de Defensa Ambiental, ha notado en su sitio web cómo presionaron en los pasillos de París para "una apertura a los mercados''. En áquel momento el gobierno derechista de Nueva Zelanda -liderando un lobby de 18 países- también tuvo sus negociadores presionando por los mismos mercados internacionales de carbono. Sin embargo no encontrarán mencionados -en el doble discurso del Acuerdo- el comercio de emisiones, los mercados, el límite y el comercio o las compensaciones, , sino más bien el término "resultados de mitigación transferidos internacionalmente" (cláusula 108 y artículo 6), algo que Keohane aplaudió.

El doble discurso y la redacción -que es estratégicamente ambigua- son el punto culminante de la diplomacia internacional en el Acuerdo de París. Esto es lo que hizo posible el Acuerdo y por qué carece de sentido. No busque las palabras petróleo, gas natural, carbón o fracking porque no merecen ni una sola mención. De hecho, tampoco hay nada sobre abordar las fuentes de emisiones de GEI humanas, o las estructuras que las promueven. Apenas considera algo tan fundamental como el uso de energía. La frase que menciona la energía aparece en el preámbulo y simplemente reconoce la necesidad de promover "energía sostenible en los países en desarrollo, en particular en África".

Lo que dice el Acuerdo de París es una historia extrañamente irreal. Aparentemente, la causa del cambio climático no es la combustión de combustibles fósiles o las fuentes de energía, sino una tecnología inadecuada y la solución es el desarrollo sostenible (es decir, el crecimiento económico y la industrialización) y la mitigación de la pobreza. En lo que respecta a los sistemas actuales de producción y consumo, es poco necesario cambiar. No hay élites que consuman la gran mayoría de los recursos del mundo, ni corporaciones multinacionales o industrias de combustibles fósiles que necesiten ser controladas, ni sistemas competitivos de acumulación de capital que promuevan el comercio y peleen por los recursos y emitan grandes cantidades de gases de efecto invernadero a través de los gastos militares y las guerras y ningún gobierno está expandiendo el uso y la dependencia de los combustibles fósiles.

La irrealidad de este documento solo se corresponde con la irrealidad de los elogios que le dan los medios y otros. Es una señal de cuánta ambigüedad estratégica y doble discurso se han convertido en una forma aceptada para que la política internacional se lleve a cabo y se informe. La gente puede aplaudir diciendo que toda la CMNUCC ha fallado durante más de 20 años y que el planeta está más allá de 28° C. El florecimiento retórico de un acuerdo exitoso está destinado a ocultar una falta total de sustancia. El Acuerdo de París es, en esencia, un documento que consta de objetivos independientes, unilaterales y no exigibles, pero se vende como un consenso multilateral con compromisos firmes.

En el análisis final, una prueba simple de la efectividad del Acuerdo de París habría sido una caída dramática en el precio de las acciones de la industria de combustibles fósiles, que está cargada de activos tóxicos. Es decir, un acuerdo serio habría cancelado todas las reservas -de combustibles fósiles- que no pueden ser quemado sin ir más allá del objetivo ya excedido 28° C. Esto habría revelado balances financieros en bancarrota. No pasó nada -en el mercado de valores- porque la industria de los combustibles fósiles y los mercados financieros perciben el Acuerdo de París como una amenaza -para los negocios diarios 'como de costumbre'- y posiblemente sea una gran oportunidad para nuevos instrumentos financieros y la explotación económica y continua del planeta, con billones de dólares en subsidios -que recibirán las industrias energéticas- para la innovación y el desarrollo tecnológico.

En realidad, el Acuerdo de París es una compilación de contradicciones intencionadas determinadas a nivel nacional. La Secretaría de la CMNUCC no adelantó ningún plan de acción y su último Acuerdo está totalmente separado de las operaciones de los sistemas económicos y políticos actuales. Ahora el cambio climático, inducido por el ser humano, puede salir convenientemente de la agenda política y de los medios de comunicación hasta que llegue el momento de la próxima 'evasiva importante' en 2023, cuando está programado un ejercicio de 'inventario'. Es probable que, para entonces, los políticos que aprobaron esta farsa no se encuentren en sus cargos, y ni ellos ni los burócratas y negociadores -que han celebrado este gran éxito- tendrán que rendir cuentas. Una aceleración de los impactos, del cambio climático, parece ser lo único que alterará la complacencia de la comunidad global.

Notas

1 - The 28C target for global warming is associated by the UNFCCC with stabilising GHGs at 450 part per million (ppm)CO2equivalent. Their website’s facts page states this, but then misleadingly reports the current CO2alone (notequivalent) level as currently 398.58 parts per million. As of 2012, the total radiative forcing by all long-livedGHGs already in the atmosphere corresponded to a CO2equivalent concentration of 475.6 parts per million(World Meteorological Organisation reported on their website [http://www.wmo.int/pages/mediacentre/press_releases/pr_980_en.html]; accessed 3 May 2015). The National Oceanic and Atmospheric Administration concurswith this, reporting the atmospheric concentrations in CO2equivalents as of 2014 to be 481 ppm, of which 397 isstated to be CO2alone (http://www.esrl.noaa.gov/gmd/aggi/; accessed 21 January 2016). The level of CO2alonewas reported by the World Meteorological Organisation as first surpassing 400ppm in the atmosphere in 2012(Howard,2014). Concentrations are rising at approximately 3 ppm per year.

2‘ - A 2 degrees Celsius/Centigrade rise in global temperatures from pre-industrial levels is the highest rise we canafford if we want a 50% chance of avoiding the worst effects of climate change’ (UNFCCC [http://unfccc.int/essential_background/basic_facts_figures/items/6246.php]; accessed 8 January 2016). Note that this statementconflates the probability of achieving 28C with the probability of the worst effects, that is, even achieving 28Cwith certainty leaves uncertain the impacts that temperature entails.

3 - The excess of three times is based upon large conservative estimates of the available remaining budget, namely 1400Gt of CO2, under a 50% chance of achieving 28C (Raupach et al.,2014, p. 874). IPCC (2013) calculations are muchlower, but even these have been criticised as neither up-to-date (referencing 2011) nor adequately taking into accountnon-energy emissions which reduce the amount left for fossil fuels. Doing so leads Anderson (2015) to estimate theremaining budget for energy emissions over the period 2015 – 2100, at about 650 Gt of CO2for a ‘likely’ (66%)chance of staying below 28C. On this basis, the excess of reserves is over 6 times the available budget. Goingdown to 1.58C and/or increasing the chance of achieving the target increase(s) the excess even further.

4 - The commitments already made to exploiting new fossil fuel sources by 2012 were estimated as leading to therelease of 300 Gt CO2equivalent between 2012 and 2050 (Meindertsma & Blok,2012). This is being added tothe existing excess of unburnable stocks for the 28C target (McGlade & Ekins,2015); see also previous note.


Referencias; Anderson, K. (2015). Duality in climate science.Nature Geoscience,8, 898 – 900.


Howard, B. C. (2014, May 27).Northern hemisphere cracks 400ppm CO2for whole month for first time. Washington,DC: National Geographic.

IPCC. (2013). Summary for policymakers. In T. F. Stocker, D. Qin, G.-K. Plattner, M. Tignor, S. K. Allen, J. Boschung,...P. M. Midgley (Eds.),Climate change 2013: The physical science basis. Contribution of Working Group I to theFifth Assessment Report of the Intergovernmental Panel on Climate Change. Cambridge: Cambridge UniversityPress.

McGlade, C., & Ekins, P. (2015). The geographical distribution of fossil fuels unused when limiting global warming to28C.Nature,517, 187 – 190

.Meindertsma, W., & Blok, K. (2012).Effects of new fossil fuel developments on the possibilities of meeting 28C scen-arios. Utrecht: ECOFYS Netherlands B.V.

Raupach, M. R., Davis, S. J., Peters, G. P., Andrew, R. M., Canadell, J. G., Ciais, P.,...Le Quere, C. (2014). Sharing aquota on cumulative carbon emissions.Nature Climate Change,4, 873 – 879.

Spash, C. L. (2010). The brave new world of carbon trading.New Political Economy,15, 169 – 195.

Spash, C. L. (2014).Better growth, helping the Paris cop-out? Fallacies and omissions of the new climate economyreport.Vienna: Institute for Environment and Regional Development.


* El profesor Clive L. Spash ocupa el cargo de Presidente de Políticas Públicas y Gobernanza en WU en Viena y es Editor en Jefe de Valores Ambientales. Ha realizado investigaciones sobre la economía y la política del cambio climático durante más de 25 años y su trabajo en el área incluye el libro 'Economía del invernadero: valor y ética', así como numerosos artículos. Su crítica al comercio de carbono fue objeto de un intento de censura mientras era un funcionario superior en el CSIRO en Australia. Se puede encontrar más información en www.clivespash.org.

Traducción: Martha Herring

Foto: Recreo Viral

Fuente: Wrong Kindof Green

Política