• 22 de noviembre de 2019, 22:25
Inicio | Política

El fotoperiodismo argentino en tiempos de Mauricio Macri: Osiris Martí, arte en la calle

Por Mónica Maristain*


Ciudad de México, 9 de junio . Osiris me dice: –Mira que no soy el único que saca fotografías en tiempos de Macri. Claro. Lo sabemos. Sucede que sus fotos nos han tocado el alma. Tienen la belleza de la calle y es un modo artístico de hacer fotoperiodismo, en tiempos donde 4500 periodistas y fotógrafos han sido despedidos en Argentina en estos últimos tres años, donde el neoliberalismo ha destruido prácticamente el país.

Osiris Martí tiene 41 años, dos hijos, una esposa, un trabajo que le da de comer y en sus tiempos libres saca fotografías que antes se colocaban en los periódicos, pero que ahora, la censura de este sistema no da espacio en los grandes medios.

Eso sí, las redes sociales hacen lo que antes hacían los editores de los diarios y él tiene una página www.osirismarti.com.ar, donde pone orgulloso su adhesión al sindicato de los reporteros argentinos, consciente además de lo que quiere y debe ser, aun en tiempos duros.

“Siempre me gustó la fotografía, hasta cuando no tenía cámara y no la practicaba. El fotoperiodismo me llamó mucho más ahora que están todos los conflictos en Argentina. Trabajo, salud, educación…es generalizado, no hay un sector donde no haya problemas”, dice Osiris Martí.

Cómo se sabe, hace ya casi cuatro años, ingresó la ultraderecha en Argentina, con Mauricio Macri a la cabeza, casi todos hijos de quienes fueron funcionarios durante la dictadura argentina. Entró como Jair Bolsonaro en Brasil, por los votos, fruto de lo que la socióloga Alcira Argumedo llama “la justicia tipo Escuela de las Américas”. Antes tenían la dictadura, la tortura, las desapariciones, los asesinatos, pero hoy eso está mal visto, razón por la que los Estados Unidos ha invertido en sistemas judiciales que responden al neoliberalismo, desde Honduras a Brasil, desde Ecuador a Argentina.

El verdurazo en una foto extraordinaria. Foto: Osiris Martí

El relato de la crisis de este Gobierno sobre el país es fruto también de la sensibilidad del fotógrafo. “Me pega mucho todo lo que pasa. Somos muchos fotógrafos que hay relatando la situación actual y sucede que nuestro trabajo no sale en ningún medio masivo. Es muy loco eso. Hay despidos en un montón de lugares, vas a hacer algún despido, pero los periódicos ponen en la portada una noticia vieja, nada de lo que está pasando, lo que te genera una situación de bronca y de impotencia”, dice Osiris Martí.

“Los grandes medios no se ocupan de la realidad, están tapando la realidad. Los fotógrafos subimos a las redes sociales y hay muchos medios independientes que se hacen cargo. Hay una vía para mostrar algo y a veces las redes sociales se hacen masiva. Hubo una fotografía en el verdurazo, cuando una jubilada va a juntar una berenjena que había caído en el piso mientras la policía custodia los cajones, la imagen se hizo viral y a la próxima marcha, el fotógrafo, que era de Página 12, se lo llevaron detenido”, agrega.

“La gente que está ahora en el Gobierno son nietos e hijos de quienes gobernaron durante la dictadura y hay cosas que se asemejan mucho a esa época”, expresa.

La foto preferida de Osiris. Foto: Osiris Martí

Steve Mc Curry y Robert Cappa son modelos para Osiris Martí, siempre buscando una imagen que le gusta. “En el fotoperiodismo no puedo despegar lo que es la parte artística de la situación real. En cada foto que voy a hacer necesito que sea como una imagen que llame la atención, que esté artísticamente bien compuesta, que me llene. No me sirve mucho sacar una foto para mostrar sólo lo que está pasando”, expresa.

Su foto preferida es la de las Abuelas de Plaza de Mayo pidiendo la aparición con vida de Santiago Maldonado, un chico asesinado por la policía en la Patagonia, mientras la Gendarmería perseguía a los indios mapuches.

Decir su “foto preferida” es también arrinconarlo para seleccionar entre todas sus imágenes, que son como un grito de belleza, en un solo soplo. Miren las fotografías de Osiris Martí y luego me cuentan.    

Fuente: MaremotoM

Política