• 17 de octubre de 2021, 6:18
Inicio | Opinión

Cegueras endémicas

Por Eduardo Sanguinetti*

¿Qué análisis, críticas, teorías, respuestas o incluso alternativas pueden oponerse a esta realidad incierta en la que permanecemos?… ¿Y? Ninguna, sólo escuchar ecos, a lo sumo en ¿efecto acústico? algunas variantes, elaboradas con las mejores/peores intenciones de saber que estamos librados al azar, que jamás ha dejado de accionar en nuestras existencias, hoy más que nunca bajo el imperio de la desmesura y la incertidumbre.

Hay un estallido de sorderas, de cegueras endémicas, estamos atrapados en una catástrofe sin precedentes, en una fuga hacia un desierto concreto y real, de lo que denominamos mundo... encierro, inclusiones, exclusiones, incertidumbre... y “algo” brutal nos aguarda al final de este tiempo, sin tiempo, para bien o para mal, bajo la sombra del temor, que ha tomado forma de envoltura. Y el desierto, cual metáfora del espacio vacío, en que quizás se convierta la civilización occidental, tan deseante de lo oriental en tiempos de colonización.

Sensación de “orfandad” muy concreta se siente y percibe. Sensación de violencia se palpa y es latente, por ejemplo, en Argentina, mi país, se percibe de manera clara la falta de verdad, la ignorancia, la agresión, la justicia ausente, la desazón, la contaminación real y metafórica, la eliminación de la libertad de expresión.

Se reprime y silencia a los que piensan diferente y también a los que piensan… parece que la consigna es “no pensar”, “ser leve”, “mentiroso”, “traidor” y “cobarde”, de la mano del miedo, fiel compañero de una humanidad, que pareciera deseosa del retorno de la represión... el miedo corona la vida espantosa de la ciudadanía, en su iconografía política insensible a la resistencia.

Todo conduce al nihilismo, al desarraigo, al exilio, a la anarquía, al estoicismo como forma y acto de vida-sobrevida, en el desierto, insondable paisaje de imágenes oníricas, de civilizaciones que han tenido cenit y nadir en sus laderas sinuosas.

No idealizo cambios, solo presiento. Y los presentimientos con bases sólidas operan como aventadores de rutinas, prejuicios y miopías en planos generales del pensamiento, poniendo en juego valores congelados en los escaparates de los ideales perdidos.

El miedo, sin dudas el más inmenso y potente de los sentimientos, el más degradante y destructivo, el que ha generado más desastres a lo largo de la historia de la humanidad: el miedo... al que aludía Joyce en su Epistolario.

En el espacio de la política, el miedo, no es propiedad de las dictaduras, sino parte de cualquier relación de dominación, incluso de una democracia apolítica, imposible ¿no?… saber articular el miedo, es un poderoso recurso del poder, donde la alegoría no tendrá demasiado éxito.

La construcción de la historia, escrita con “miedo”, desdibujará lo realmente acontecido y lo por acontecer en el devenir de la humanidad; el “miedo” es la proyección de todas las miserias que se prolongan a lo largo de siglos; el “miedo” en calidad de deidad suprema anima los actos de los pueblos; el “miedo” hacia lo conocido, lo desconocido, fuera de espacio y tiempo: una ficción; el “miedo”, que hace que los peores dicten en nuestras vidas, bajo la consigna tautológica de "orden y progreso", una exageración, un insulto a la inteligencia.

La vida en Latinoamérica tan limitada en sus fines e ideales, solo sigue fórmulas ya perimidas, huyendo de la confrontación de ideas; pareciera condenada a políticas neocoloniales, de sumisión y entrega… destruyendo vidas y rutinas de pueblos con “miedo”, sin coraje de arrojarse a la espontaneidad emergente que nos ofrece el desierto.

No nos engañemos, repensar, Argentina, Latinoamérica y porque no, el mundo, hoy, significa establecer un diálogo con la “falsa modestia”, en fin, los pueblos, con su “miedo” a cuestas, no aprenden a juzgarse ni tan ruda ni tan duramente, sólo su cobardía… es “miedo” al “miedo”, los que llevan a las personas a entregar su libertad, por un cautiverio en ¿seguridad?, con el Covid-19 acechando y VOX sponsoreando.

Ridículos y peligrosos personajes, que desean de manera inocultable eliminar toda posibilidad de vivir en libertad, igualdad y armonía... aventadores de rutinas totalitarias, lanzan frases xenófobas, discriminatorias, que pareciera son asimiladas por una comunidad paria y exiliada de la vida... La mirada de estos personeros del odio y la diferencia, amantes de dictaduras cívico-militares, es colonizadora e imperial, responde a órdenes enviadas desde el poder central, que los apuntala y blinda, que está desestabilizando y degradando, pues los pueblos han despertado del letargo, con hambre, desesperanza y ánimos de desobedecer, transitando un sendero donde la vida tenga sentido y destino.

Una reconstrucción recelosa descubre la “manipulación ideológica” y el “control social” detrás de los aparatos de producción cultural post verdadera, meras herramientas de encuadramiento y sujeción. La dominación entonces: la comunicación.

No deseo dejar expresar, como lo hice desde el inicio, que el aparato comunicacional del gobierno del tibio Alberto Fernández es espantoso, no hay voceros en capacidad de reflejos  rápidos, para responder de inmediato a las difamaciones, injurias y noticias falsas que se lanza hora a hora el aparato mediático corporacionista, ¿o algo ha muerto?... No basta la buena voluntad, simulada o no de Alberto, cuando en el bando enemigo, no desean dialogar, sólo golpear al núcleo constitutivo del gobierno... Ley de Medios, ¿por qué no entró en vigencia?, pues es precisa e indispensable... ¿No hay pactos a puertas cerradas, donde los trascendente es pautado y pactado a espaldas del pueblo, signo y señal de ocultamiento en la democracia ficcional que soportamos?

Argentina hoy, se encuentra jaqueada por la horda filo nazi, en nombre de la servidumbre y la tierra "yerma" dejada por Macri y su banda de Ceos, pero también por el accionar de gobiernos de países vecinos, otrora denominados ¿hermanos?, como el del dictador Piñera que instala un presunto desacuerdo de límites en la plataforma marina, y, de ese modo intentar desviar la mirada de su atroz desgobierno entreteniendo a opinión pública, en Brasil el capitán Bolsonaro, dado de baja del ejército por sufrir severas patologías mentales, no deja de difamar a nuestro país y Uruguay, paraíso fiscal por excelencia, guarida de evasores y farándula estafadora argenta, con gobierno de tinte fascistoide, no deja de hacer valer su resentimiento hacia los argentinos.

El trabajo de desencantamiento no tiene fin, por suerte ¿cómo dudar de que llegó el día en que algunos métodos de análisis incongruentes llegaron a sustituir a la cultura y la política, por el neofascismo, los paraísos fiscales y los negociados entre bambalinas?

Los burócratas de lo mediático con sus herramientas rudimentarias y magros medios dejan bien justificado su des-hacer: la conclusión es evidente, lo apreciamos de manera harto elocuente en esta solicitada de gorilas en la niebla de una Argentina en caída libre.

Constatar que el blindaje mediático mercenario todo, no dejó a ningún medio fuera de la exclusión, la censura y el silenciamiento a que acostumbraron a la comunidad, ocultando y justificando el asesinato de la libertad de expresión verdadera, en boca de quienes tienen "algo" que decir... un instrumento al alcance de un puñado de ignorantes ricachones mafiosos, cumpliendo roles inespecíficos en cualquier región del mundo, poderosos de la política y clowns del espectáculo y el deporte, con influencias y dinero, ganados en contactos de todo tipo y color.

Blindaje mediático ocultando cifras inimaginables de dinero, que, de manera regular y cotidiana se moviliza por circuitos financieros, facilitando el lavado de dinero, la defraudación fiscal, el ocultamiento de saqueos al erario y las utilidades ilícitas.

Desde este lugar, la muerte del sentido no conmueve, ni conduele. Ni tampoco el nacimiento esplendoroso de cenotafios y sepelios, en una auténtica primavera de la muerte eterna… cisma de la intrascendencia, sin haber conquistado el hombre ni la cima y la sima.

El mundo ya no es el mejor lugar para esconderse. Ya no necesitamos dioses ni gurúes. No esperemos nada, excepto de nosotros mismos.

*Filósofo, poeta, performer

Fuente: Liliana López Foresi

Opinión