• September 18, 2019 at 5:50 PM
Inicio | Política

Netanyahu, reelección e Irán

Por Jason Ditz-Traducción Martha Herring


El fin de semana marcó una escalada precipitada en la promesa de Netanyahu de atacar, a todos los países, a los que percibe como "enemigos". Desde el sábado por la noche hasta el domingo por la tarde, Israel llevó a cabo ataques contra Irak, Siria y Líbano. Luego el lunes por la mañana, también atacó a las fuerzas de la Guardia Revolucionaria iraní, así como a los palestinos del PFLP-GC. Una multitud de enemigos para hacer la guerra contra todos a la vez.

Los últimos rumores de ataques israelíes, contra objetivos en Irak, llegaron a un punto crítico cuando funcionarios estadounidenses e israelíes confirmaron que los ataques se estaban llevando a cabo. Esto llevó a que funcionarios de Irak presentaran algunas quejas, aunque Israel dificílmente detenga su política.

En Israel y con las próximas elecciones, que se llevarán a cabo en septiembre*, el Primer Ministro Netanyahu y sus aliados, que se encuentran muy relegados en las encuestas, tienen la esperanza de obtener más votos, de los 'halcones' de la derecha israelí, si continúan con la decisión de  intensificar los bombardeos en toda la región. 

Los mayores se produjeron el sábado, cuando Israel lanzó una serie de ataques contra una aldea siria cercana a Damasco, la capital. Los ataques fueron con drones israelíes cargados de explosivos que volaron hacia el objetivo, se estrellaron y detonaron.

No es una novedad que Israel ataque a Siria, pero la verdadera noticia fue la excusa de los militares israelíes alegando que habían atacado un sitio iraní, con la intención de evitar un ataque de ese país contra el norte de Israel. 

Irán negó todo, incluso haber sufrido daño alguno en los ataques.

El gobierno de Netanyahu bombardea a sus vecinos y cree -aunque tiene una creciente oposición política- que la guerra con Irán sigue siendo una plataforma que lo beneficiará en las elecciones. De hecho, si la guerra continuara contra Irán, y básicamente contra todos los chiítas, posiblemente garantizaría su reelección.

Netanyahu no detiene sus ataques a Siria que, en realidad, son en contra de Irán, fuerte aliado de Siria. Además, el domingo, Israel llevó a cabo ataques, sobre la capital libanesa de Beirut, contra Hezbolá. Los drones israelíes también se estrellaron contra el oeste de Irak, matando al menos a un miembro de una milicia chiíta que se encontraba en el lugar.

Israel continúa sus ataques bélicos en tres países apuntando a las milicias chiítas iraquíes, las fuerzas de Hezbolá, Siria e Irán. Agregó, además, una quinta facción y el lunes por la mañana atacó una base palestina en el norte del Líbano.

Es decir que Israel podría atacar a casi todos los países de la región y es muy probable, que esta semana, se verá la continuación de estos bombardeos. Israel también tiene interés en comenzar a atacar a los chiítas en el norte de Yemen, a pesar de que no son de la misma rama chiíta iraquí y por lo tanto lo más probable es que Netanyahu lo considere como otro 'objetivo prioritario'.

En Israel, y hasta el momento, no hubo ninguna reacción de los partidos de la oposición. Algo que los coloca en una incómoda situación porque, históricamente, atacar a cualquier supuesto "enemigo", es relativamente popular en Israel y se considera impensable que la oposición intervenga para detener los bombardeos, y menos aun que no brinde su apoyo entusiasta. 

*Vencido el plazo para formar Gobierno en Israel, la Kneset (Parlamento unicameral) ha votado su disolución, por 74 votos a favor frente a 45 en contra, 50 días después de las últimas elecciones en el mes de abril. Los ciudadanos serán convocados de nuevo a las urnas el próximo 17 de septiembre, prolongando así la parálisis institucional que aqueja al Estado judío desde hace más de seis meses. El primer ministro en funciones, Benjamín Netanyahu, no ha logrado integrar en una coalición con mayoría suficiente a los partidos de la derecha, después de haber obtenido su quinta victoria en las urnas pese a las graves acusaciones de corrupción en su contra.

Foto: El Cronista
Fuente: Antiwar

Política