• December 14, 2019 at 10:18 AM
Inicio | Opinión

La Biblia, el calefón y kairós

Por Ana Pérez del Cerro*

"Kairós es una antigua palabra griega que significa el momento adecuado, el momento oportuno. Los griegos tenían dos palabras para referirse al tiempo: Cronos y Kairós. La primera se refiere al tiempo cronológico o secuencial, la segunda significa el tiempo, el momento indeterminado donde las cosas especiales suceden. Mientras la naturaleza de cronos es cuantitativa, la de Kairós es cualitativa". E.Martí           

Acudir a la significación de las palabras es un comienzo para análisis más profundos

Dice el diccionario que el contexto es el “ Conjunto de circunstancias que rodean una situación y sin las cuales no se puede comprender correctamente”.

Nadie puede ignorar a esta altura que estamos viviendo una situación límite en nuestro continente que requiere de acciones prudentes, éticas y anti dogmáticas.

En estos días escuché a representantes de la izquierda orgánica argentina con un discurso que, por momentos, me remitió a delirios místicos al revés.

Entre ellos, un historiador – omitiré su nombre por respeto ya que no estoy dialogando cara a cara con él -  que desarrolló una teoría digna del código Da Vinci. Según este catedrático, docente de la UBA, el comandante de las Fuerzas Armadas bolivianas fue nombrado hace tres meses por Evo como hombre de su absoluta confianza. Por ende, infiere que ha habido un acuerdo entre el militar y Evo y que la represión fue ejercida por el gobierno depuesto sobre sus propios votantes para provocar la renuncia y, luego, el regreso heroico de un Evo eternizado en el poder.

No conforme con esto, el historiador redobla la apuesta y afirma que, cuando asuma Alberto Fernández va a haber represión ante el ajuste y se pregunta: ¿Van a salir a reprimirnos cuando salgamos a protestar?”

A esta altura, el mencionado docente universitario estaría : a) negando la existencia de un golpe cívico militar en consonancia con la postura del macrismo; b) daría por sentado que va a haber un gran ajuste en Argentina después del 10 de diciembre y que esto habilitaría la justa protesta y la posibilidad de una represión ad hoc  (en el seno de Cambiemos se deben estar regocijando con esta posibilidad)

 Hay un término proveniente de la filosofía griega que merece incluirse en estas reflexiones. Se trata de  Kairós: “ lapso indeterminado en que algo importante sucede. Su significación literal es «momento adecuado u oportuno».

¿Podría pedírsele a estos militantes una lectura del mundo global y del latinoamericano en particular con cierto  kairós entendido como el sentido de la oportunidad?

Podrían decir que este signo también es utilizado en la literatura cristiana  con significaciones que pueden dar lugar a interpretaciones diversas:

“El término aparece mencionado en versiones griegas del Nuevo Testamento, por ejemplo en Marcos 1:157​  donde significa «el momento señalado en el propósito de Dios», que representa el tiempo necesario para que la voluntad de Dios se cumpla.

En este caso el término calzaría justo para quienes han protagonizado la proclamación de la presidenta provisoria de Bolivia.

Hay otras significaciones, entre otras:

-En la «medida justa»

-Momento de crisis, «la época decisiva»

Vale aquí preguntarnos si los militantes aludidos entienden que es una época decisiva para  - como siguen pensando desde hace décadas-  agudizar las contradicciones y cuanto peor mejor. ¿Es ésa la medida justa? 

Si asociamos la versión del Nuevo Testamento y la que antecede, vemos que en ambos casos campea un tono mesiánico, la biblia y el calefón en una alianza funcional a la más cruda derecha.   

¿No entienden el contexto? ¿Se dan cuenta de la irresponsabilidad que entrañan muchas de sus posturas?

Podrán decir que esto remite  al ‘pragmatismo’ de Aristóteles y podríamos aceptar que algo de eso se trata, pero no solamente..

¿El contexto no amerita implementar  políticas que se adecuen a las circunstancias sin abandonar la utopía?

Suely Resnik, pensadora de la izquierda brasilera , en una entrevista reciente reflexiona: 

“Cuando los guaraníes dicen que son semillas de las palabras alma, es porque saben que esos efectos del mundo vivo, esos estados se producen ahí, generan afectos, no en el sentido de cariño o amor, si no en el sentido de estar afectado, son como embriones de otros mundos, de otros futuros, porque son situaciones del vivo, que permiten que la vida se afirme, porque la vida quiere seguir perseverando. Entonces, ¿qué pasa? Cuando tú estás habitado por mil semillas del mundo, semillas de futuro, y por otro lado estás formateada según un cierto repertorio cultural, hay una tensión entre estas dos experiencias, en esta tensión hay dos movimientos que se desencadenan, un movimiento que es el movimiento de la vida que tiene que germinar, y el otro movimiento que es un movimiento desde el sujeto que tiene que conservar esta forma porque da mucho miedo la desagregación.” 

Desde aquí propone trabajar en la micropolítica del deseo, para descolonizar las subjetividades implantadas por el neoliberalismo  y afirma:

“Cuando la alarma vital actúa sea cual sea la micropolítica, la función vital se pone en movimiento y el deseo es convocado.  Esta potencia vital en su esencia, es una esencia de actuar para crear”

Probablemente Suely no aprueba a los llamados populismos, pero hay en su discurso la suficiente apertura para centrarse en esa tensión entre la vida que puja y el sujeto que prefiere desde lo individual , mantener el statu quo.

Gilles Deleuze define al kairós como «un Momento-lugar único e irrepetible que no es presente sino siempre está por llegar y siempre ya ha pasado. Que nos sobrevuela.»

Ante los acontecimientos antidiluvianos que se están desarrollando, parece necesario combinar el kairós deleuziano, el trabajo en la micropolítica que plantea Resnik y  una dosis de pragmatismo para maniobrar con un cuatrimotor en la arena, rodeados de trogloditas.  

No estamos jugando una partida de naipes entre amigos. Es una contienda con  cartas  marcadas donde se confunden los juegos y se canta el jaque mate porque entre los jugadores hay muchos personajes  dignos de las películas de  Tarantino.

* Semióloga. Docente UBA

Fuente: Liliana López Foresi

Opinión