• November 28, 2021 at 6:32 PM
Inicio | Opinión

Farsa

Por Juan Alonso*


El ex presidente Mauricio Macri será indagado el 3 de noviembre por el juez de Dolores, Martín Bava. Tendrá que ir de forma presencial, muy probablemente se niegue a declarar y presente un escrito con su “padrino procesal”, el abogado Pablo Lanusse.

Los familiares de las víctimas del submarino Ara San Juan esperan que esta vez guarde un poco de decoro por la memoria de los tripulantes que perdieron la vida en una misión que nunca jamás fue explicada por Macri.
 
En una visita relámpago a Córdoba, Macri estuvo acompañado por el candidato más cómico de la provincia, Luis Juez, y fue recibido por 400 insultos (ver el vídeo). No hubo 400 micros ni siquiera 150 militantes. El payaso Piñón Fijo lleva más gente en sus espectáculos ideados para la  niñez en matiné.

Mientras tanto, Macri y su letrado Lanusse, quien en los escritos lo llama cariñosamente “mi ahijado procesal”, intentan dilatar la investigación penal donde Macri camina rumbo al procesamiento por espionaje ilegal. Sucede que en la causa penal está probado con documentación oficial de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), que la gestión macrista con Gustavo Arribas y Silvia Majdalani ejecutó un plan sistemático de espionaje ilegal a través de las bases de la AFI en la provincia de Buenos Aires. En el caso específico de los familiares de los tripulantes del Ara San Juan, la coordinación de la inteligencia estuvo a cargo de la central de Mar del Plata.

El juez le imputa los siguientes delitos: “Desde su cargo de Presidente de la Nación, por lo menos en el período comprendido entre el mes de diciembre del año 2017 y finales del año 2018, ordenó y posibilitó la realización sistemática de tareas de inteligencia expresamente prohibidas por la ley 25.520 y sus modificatorias, consistentes en la obtención de información, producción de inteligencia, y almacenamiento de datos sobre personas, por su opinión política o su pertenencia a organizaciones partidarias, sociales, sindicales, comunitarias y de derechos humanos.

Entre esas tareas de espionaje prohibidas por ley –asegura el juez Bava-, se le imputa haber ordenado y posibilitado la realización de numerosas de ellas, destinadas a obtener datos personales e información de los familiares y allegados de los tripulantes del submarino ARA “San Juan”, como así también del buque “El Repunte” y del buque “Rigel”. Esas acciones buscaban influir en la situación política e institucional del país, puntualmente respecto a los reclamos que realizaban los mismos por la desaparición y el hundimiento de dichas embarcaciones y la consecuente muerte de sus familiares; como así también apuntaban a conocer sus datos personales, sus actividades, los lugares donde se reunían, así como la información su entorno y la identificación de sus referentes. Puntualmente, en lo que respecta a las y los familiares y allegados de los tripulantes del submarino ARA “San Juan”, como así también del buque “El Repunte” y del Buque “Rigel” las actividades desarrolladas consistieron en los siguientes hechos:

HECHO N° 1: El día 15 de enero del año 2018, siendo aproximadamente las 19:20 hs., en circunstancias que Malvinas Vallejos -hermana del Tripulante del ARA “San Juan”, Celso Vallejos se encontraba en la Base Naval de Mar del Plata, en ocasión de celebrarse la misa por cumplirse los dos meses de la desaparición del submarino, fue seguida por personal de la Agencia Federal de Inteligencia, fotografiada junto a las demás personas que se encontraban allí, generándose un informe y la incorporación tanto de las fotos como del informe al registro de los archivos de inteligencia de la AFI.

Ese mismo 15 de enero de 2018, personal de la AFI informó y fotografió lo que sucedía en el recinto del Honorable Concejo Deliberante de la Municipalidad de Gral. Pueyrredón, donde se realizó un acto vinculado con el cumplimiento del segundo mes de la desaparición del ARA “San Juan”.

El informe elevado da cuenta de la presencia de familiares y allegados en el lugar y destaca que dicho grupo: “reclamó a las autoridades de la Armada Nacional reforzar la búsqueda de los 44 tripulantes y ser atendidos por el Presidente de la Nación, Ing. Mauricio Macri”.

Debe destacarse que en estos casos hubo un despliegue de seguimientos en distintos lugares de la misma ciudad el mismo día, con el objetivo de cubrir los movimientos del colectivo de familiares de los tripulantes del ARA “San Juan” y destacar cuáles eran los reclamos a las autoridades nacionales.

HECHO N° 2: El día 3 de febrero del año 2018, personal de la AFI efectuó un informe en relación con los familiares del ARA “San Juan” que reclamaban la búsqueda del submarino y en particular respecto de Marcela Moyano – pareja del tripulante Hernán Rodríguez-; Itatí Leguizamón – esposa del tripulante Germán Suárez-; Paola Constantini – esposa del Tripulante Celso Vallejos-, y Marcela Fernández –esposa de Alberto Cripriano Sánchez-.

Dicho informe se incorporó al registro de los archivos de inteligencia de la AFI. Del mismo surge que a raíz de seguimientos efectuados se determinaron cuáles eran los reclamos que los familiares presentarían en la reunión a celebrarse en Casa de Gobierno el día 6 de febrero de 2018 con el imputado. Se detallan luego los reclamos que habrían señalado específicamente cada una de las nombradas en el párrafo precedente indicando textual que el objetivo del informe era “(…) a los fines de poder tomar conocimiento las autoridades estatales para prever cuestiones de agenda (…)”.
 
HECHO N° 3: Con anterioridad y en fecha cercana al 10 de febrero del año 2018, personal de inteligencia recabó información sobre Yolanda Mendiola- madre de Leandro Fabián Cisneros, tripulante del ARA “San Juan”-, y confeccionó un informe en el que se señaló que familiares de tripulantes del submarino le intentarían entregar una carta al imputado en la Residencia del Complejo de Chapadmalal. Así, se indicó también que, a pedido expreso de Yolanda Mendiola, la carta exigiría que: “(…) informen la equivalencia en TNT de dichas explosiones, unidad de medida que permite establecer origen y causas de la explosión y su relación con el submarino (…)”.

HECHO 4: El día 2 de abril del año 2018,  Andrea Mereles -esposa de Ricardo Gabriel Alfaro- y Malvina Vallejos – hermana del tripulante Celso Vallejos- fueron seguidas y fotografiadas en el Golf Club de Mar Del Plata por personal de la AFI de Mar del Plata, ello en oportunidad en que el imputado se encontraba en el predio mencionado jugando golf, y en circunstancias en que aquellas personas intentaban entrevistarse con él y entregarle una carta. Producto de tal actividad, agentes de la AFI procedieron a confeccionar un informe, al que agregaron los links de acceso a los perfiles de Facebook de Mereles y Vallejos, al igual que capturas de pantallas de los mismos, donde se pueden ver fotos y posteos relativos a sus reclamos, todo lo cual fue incorporado ilegalmente a los archivos de inteligencia de la AFI. HECHO N° 5: El día 15 de noviembre del año 2018, en circunstancias en que se conmemoraba el primer aniversario de la desaparición del ARA “San Juan,” en la puerta de la Base Naval de Mar del Plata, Angélica Medina – familiar de un tripulante del buque El Repunte-; Guillermina Godoy –madre de Nahuel Navarrete Godoy, tripulante del Buque Rigel-; Mateo Navarrete – hermano de Nahuel Navarrete Godoy; y Hugo Amadeo –padre de Jonathan Amadeo, tripulante del Buque Rigel-, fueron seguidos, fotografiados y sus actividades informadas ilegalmente por personal de la AFI de Mar del Plata, ello mientras se encontraban manifestando con pancartas y banderas en dicho lugar. Personal de la AFI de Mar del Plata, procedió a confeccionar y elevar un informe con lo actuado, en el que también se adjuntó una foto de captura de pantalla de la red social Facebook de Angélica Medina, una foto de su rostro y se informó el link de la nombrada de la referida red social, todo lo cual fue incorporado ilegalmente a los archivos de la AFI.

HECHO N° 6: Sumado a lo expuesto, aún sin hacer mención con nombre propio respecto de persona alguna, en al menos otras diez (10) oportunidades se efectuaron seguimientos, se obtuvieron fotografías, se confeccionaron y elevaron informes, sobre el colectivo general de familiares y allegados de las víctimas de los hundimientos ya reseñados, con el objeto de conocer y hacer saber sus actividades, reclamos y movimientos”.

Ninguna de estas acciones ilegales ejecutadas por la AFI, que dependía directamente de Macri contó con órdenes judiciales. Se trató de la vulneración de la libertad y la intimidad de las personas –todas víctimas de sucesos trágicos con la pérdida de sus familiares en el Ara San Juan y en dos barcos pesqueros hundidos en el Atlántico Sur-, con agentes de inteligencia orgánicos (es decir, de planta permanente de la AFI) puestos a recabar información de inteligencia ilegal sobre ciudadanos comunes para entregarla al ex presidente y ex directores de la AFI.

Macri necesitará más que un escrito de Lanusse para explicar por qué la AFI espió a personas inocentes bajo shock emocional y psicológico por la pérdida de sus familiares en situaciones extremadamente dramáticas.

Pasó cuando el Estado no vacunó a nadie para salvar millones de vidas en pandemia. Al contrario: Macri endeudó al país en más de 100 mil millones de dólares con el FMI, encarceló a opositores con la modalidad del “derecho creativo” de Bonadío y la mesa judicial.

Su familia habría evadido al Fisco depositando 265.500 en el Meinl Bank de Austria justo cuando el ex presidente hizo estallar la economía con una retracción del 7,5% en noviembre de 2018.

O sea: Macri no pagó la deuda de 300 millones de dólares del Correo y encima sus parientes fugaron divisas.

Una familia muy normal.

*Periodista
Fuente: InfoBaires24

Opinión