• 24 de septiembre de 2018, 4:34
Inicio | Política

Lógica (de la acción colectiva)

Por Jorge Elbaum

No tenés que ser pobre para desafiar el privilegio socioeconómico.
(¿Acaso lo fueron todxs quienes sacrificaron su vida para un porvenir de fraternidades?)

No deberías ser discapacitado para postular la inclusión.
(Katherine Seelman no necesitó serlo)

No tenés que actuar de afrodescendiente para visibilizar el racismo.
(Menara Lube Guizardi no procuró pintarse como Al Jonson)

No es necesario ser extranjero para denunciar la xenofobia.
(Liborio Justo pudo dar testimonio)

No hay que provenir de un pueblo originario para entender el atropello sistemático contra sus culturas.
(Osvaldo Bayer dixit)

No es preciso disfrazarte de árbol para rechazar la deforestación del planeta.
(Muchas culturas panteístas lo prueban)

No se requiere ser islámico rechazar la islamofobia.
(Guideón Levy parece dar cátedra del tema, habitualmente en Haaretz)

No tenés que ser niño para enfrentar el abuso infantil.
(Sacha Pfeiffer abrió a empujones las sotanas del silencio)

No debés ser LGTBI para repudiar los distintos formatos de generofobia.
(Tanaz Eshaghian dio evidencias de eso)

No se necesita tener útero para luchar por un aborto seguro libre y gratuito institucionalizado como política pública.
(Porque quienes carecen de esos derechos son las mujeres pobres. Las pudientes gozan de centros médicos asépticos y quirófanos preparados para situaciones clínicas imprevistas.)

No tenés que ser mujer para ser feminista.
(Porque la lucha contra el patriarcado no es únicamente una tarea de quienes padecen la inequidad que produce.)

Fuente: Liliana Lopez Foresi

Política