• May 27, 2022 at 9:18 PM
Inicio | Cultura

Plegaria Grasa

Por Carlos Caramello

Si me permite

               Señora:

Vengo a avisarle que sus descamisados

-sus grasitas-

Andan tristes,

               y hambrientos,

                              desolados

de esa desolación que arrastra pies

y marcha sin anhelo.

 

Y es que

un par de dirigentes,

Evita,

Han birlado su nombre

para llevarlo

a la derrota hecho jirones

Y andan diciendo

               (gorditos y cebados)

que hay que llenar la política

                                     de pobres

 

¿Cómo de pobres?

¿Y la Movilidad Ascendente?

               ¿Y el Progreso Social?

                              ¿Y la Revolución, Señora?

 

Mire que no pedimos demasiado:

                      Trabajo,

                              Dignidad,

                                     Que no arruguen

La voz de nuestros sueños…

 

Digamé: ¿Cuándo llega la hora,

de las cenizas de esos pocos

para que los humildes levantemos,

                      definitivamente,

                                     nuestra Patria?

 

Para ir terminando

también quería decirle,

                              Señora,

Que hay millones que pegan su estampita en la esperanza

Y muerden

               rabiosos

                      los entresijos de su nombre

Y oran

       acechando ese escarmiento

que promete tronar

como la voz de Juan

Perón,

el presidente,

el hombre…

Pero nunca

el jefe espiritual del Movimiento

 

Que ´Pa eso está usted

Que es nuestra Madre:

Amiga

                      Hermana

                              Eterna

                                     Compañera…

 

COMPAÑERA!

 

* Lic. en Letras. Escritor.

* Ilustración: Nora Patrich. 


Fuente: Liliana López Foresi

Cultura