• August 12, 2020 at 12:50 AM
Inicio | Cultura

El fútbol en tiempos de coronavirus

Por Juan Roberto Presta

Con más del 70% de la población mundial confinada en su casa y con una pandemia que todavía no tiene vacuna ni medicamento que la cure efectivamente, el fútbol profesional se prepara para volver y en las grandes ligas europeas el que pone primera es la Bundesliga de Alemania, que de no haber una marcha atrás de último momento, volverá el sábado 16 de mayo, mientras que las ligas italianas y españolas sueñan con volver a fin de junio.

En realidad la primera liga que se reanudó fue la de Corea del Sur, que tiene mucho público televisivo en Asia, pero en el resto del Mundo no interesa, pero la Bundesliga en cambio tiene televisación casi Mundial y en este lado de América los derechos los tiene Espn, en la que sus directivos se frotan las manos, porque van a tener la mayor audiencia de su historia.

La liga alemana, como la holandesa (que dio por terminados sus campeonatos, sin campeones, ascensos, ni descensos) están en rating muy por detrás de las de España, Italia e Inglaterra, que son las preferidas del público americano, pero ante la ausencia de esas tres y del fútbol de cada uno de los países, se llevará toda la audiencia de los futboleros que están con síndrome de abstinencia futbolística.

Cuando yo era un adolescente (es decir hace medio siglo, más o menos) la liga alemana se pasaba en diferido por un canal de aire (en aquella época no existía el cable y mucho menos todas las plataformas que trajo el sistema digital). Nosotros éramos analógicos y en blanco y negro, por lo que para los futboleros argentinos (que solo podían ver en directo un partido los viernes a la noche) era una delicia, sobre todo por los relatos estupendos del colombiano Andrés Salcedo (que trabajaba para la Deutsche Welle) y que le ponía sobrenombres a los jugadores alemanes, sobre todo a esos tan difíciles de pronunciar y hacía un relato ágil, muy gracioso.

Por eso veíamos con fruición a los partidos entre Colonia y Schalke 04 o el Borussia Monchengladbacht (impronunciable) con el Bayern Munich. Vaya a saber cuánto tiempo tenían esos partidos, pero para nosotros era una novedad y veíamos con admiración estadios del primer mundo y era más famoso Paul Breitner, que el diez de nuestro equipo. El mismo Salcedo conducía (con fondo en idioma alemán) Telematch, una competencia entre dos pueblos que nunca conoceríamos, pero para nosotros era como si compitiera nuestro barrio con el vecino y hasta hacíamos hinchada.

Ahora tendremos que seguir haciendo hinchada desde nuestras casas, porque el fútbol que vuelve lo hace sin público y vaya a saber por cuanto tiempo. Veremos si mantiene la misma magia o es algo que seguiremos extrañando hasta que se acabe este suplicio al que nos obliga el Coronavirus.

Fuente: Liliana López Foresi

Cultura