• 16 de noviembre de 2018, 15:01
Inicio | Política

Stiuso, Bonadío y Clarín: La santa triple alianza

Por Jorge Elbaum

Abandonar el mundo del espionaje es tan difícil como dejar la mafia. Mucho más en Argentina donde los funcionarios públicos dedicados a esos menesteres han completado sus ingresos con changas internacionales y subalternidades difusas: no siempre cuentan con exclusividad con el Estado Nacional. En muchas oportunidades ven incrementado su ingreso con empleabilidades foráneas. Quizás ese vínculo diversificado es el que lleva al exespía Antonio "Jaime" Stiuso a transitar los pasillos de tribunales, con el objetivo de sumarse a la persecución a CFK, pero, por sobre todo a un proyecto de país.

El pretérito vínculo entre Stiuso y Bonadío se ha puesto en evidencia en las últimas semanas en un nuevo paso de baile tribunalicio en el que intentan sumar otra acusación contra la ex presidenta, basada en escuchas telefónicas privadas que en forma ilegal fueron difundidas por medios periodísticos. Dichas intromisiones debieron ser destruidas por orden de la justicia, pero sin embargo vieron la luz a través de los medios hegemónicos ligados al grupo Clarín.

Luego de los allanamientos realizados por el juez Bonadío en el Calafate, se obtuvieron –nuevamente en forma ilegal-- documentación privada de la expresidenta, dado que la misma no estaban ligados a la causa investigada por el juez (“los cuadernos”). Sin embargo –en una nueva y clara manifestación de arbitrariedad de aristas ridículas— se divulgó el contenido de esas carpetas, en donde figuraba información periodística que cualquier internauta puede (y podía años atrás) consular por la WEB. Como era de esperar, la información del allanamiento fue rápidamente compartida con Stiuso quien encomendó a sus abogados Santiago Blanco Bermúdez y Julian Subias (que comparten oficina en la esquina de Talcahuano y Córdoba, en el mismo edificio que Stiuso tiene sus oficinas) que pidiesen aquello que Jaime ya había consultado gracias a la bonhomía de Bonadío. Para blanquear su pormenorizado análisis de lo caratulado en el allanamiento, Blanco Bermúdez y Subias presentaron un escrito en el que consignaron que. “He tomado conocimiento por medios periodísticos que, en el marco del allanamiento llevado a cabo por orden de Vuestra Señoría en el marco de esta causa sobre el domicilio de la ex presidenta de la Nación Cristina E. Fernández de Kirchner en El Calafate, se habrían secuestrado diversos objetos y en particular carpetas con 'informes de empresarios y opositores' (…) Entiendo tener interés legítimo en poder de obtener copia de los documentos secuestrados en el allanamiento referido, en particular los informes referidos a mi persona”.

Luego del pedido formal se dirigió al despacho del juez federal Sebastián Ramos donde solicitó a la incorporación de esos “hallazgos” en la denuncia que le propio Stiuso gestiona luego de la divulgación de las escuchas en las que CFK le pedía a Oscar Parrilli la recopilación sobre las faltas administrativas, antecedentes y posibles delitos que pesaban sobre el ex hombre fuerte de la SIDE.

El nexo entre Stiuso y Bonadío

Horas antes de la declaración de Juan Manuel Abal Medina ante el juez Bonadío, el 9 de agosto (situación en la que Abal posó de “carmelita descalza” en las inmediaciones de las escalinatas de Comodoro Py), uno de sus históricos hombres de confianza, Lucas Nejamkis, visitó el palacio de tribunales con la previsible misión de garantizar un aterrizaje sosegado a quien fuera jefe de gabinete de CFK.[1] Su tarea consistió en negociar la declaración de Abal con el doble cometido de lograr la liberación de Martín Larraburu (amanuense del ex jefe de gabinete) y garantizar al mismo tiempo que Abal no quede detenido. Según dos fuentes diferentes, Nejamkis fue a acordar lo que previamente habían acordado Stiuso y Bonadío.

Abal Medina, hoy devenido en ladero consecuente del senador Miguel Ángel Pichetto, mantiene un vínculo cercano con Stiuso desde marzo de 2012 cuando Abal le consiguió un empleo jerárquico a la hija del espía, en el Instituto Nacional del Cine. Dado que la santa triple alianza (medios hegemónicos, servicios de inteligencia y partido judicial) promueven la participación diversificada de sus cuadros, la hija de Stiuso hoy trabaja en el grupo Clarín, en canal 13. Otra de las hijas del espía, Silvia, fue nombrada por el supremo Ricardo Lorenzetti en el juzgado federal número 1, de la magistrada Serbini de Cubría.

Por su parte, Nejamkis –ex jefe de asesores de Abal durante su permanencia en la jefatura de gabinete--, coincidentemente (aunque seguramente en forma “azarosa”), es un actual colaborador cercano del exespía. En varias oportunidades se los vio almorzando en costosos restaurantes, la última de las cuales –la última semana de julio—en las Galerías Pacífico.[2] El cientista político Nejamkis fue funcionario de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner durante más de 10 años y no parece recordar el proyecto de país para el cual trabajó. Fue funcionario de Gestión y Empleo Público y luego secretario de Comunicación Pública. Durante años canalizó publicidad oficial y consolidó una fuerte relación con Sergio Spolsky, quien (también) continúa su estrecho vínculo. Spolsky es socio de Darío Richarte, ex número 2 de la SIDE durante la gestión de la primera alianza (cuyo señor 5 era Fernando de Santibáñez) y anda permanentemente con custodia debido a que dejó 400 trabajadores en la calle sin indemnizarlos. Los custodios son financiados por la empresa que Richarte posee con Gallea, otro hombre ligado a los servicios. Por obra de la más absoluta coincidencia, Richarte y Gallea fueron socios de Panificadora Balcarce y Magnum Sabores, con sede en Córdoba 323 de CABA, en donde revistió como empleada jerárquica, durante cinco años, la actual esposa de Stiuso, María Cecilia Rossero.

Darío Richarte, además, es el actual vicepresidente de Boca Juniors, cuyo titular, Daniel Angelici se desempeña como máximo operador jurídico de Macri en el mundo judicial. Por su parte, Juan José Gallea –socio de Spolsky y de Richarte--, revirtió como director de finanzas de la SIDE, en época de la primera alianza, hasta el fatídico año 2001. Gallea, una vez que Fernando de La Rúa ascendió al helicóptero, aterrizó como gerente financiero del Grupo Veintitrés –del que figuraba Szpolski como titular--. En la actualidad, como homenaje a la letrística tanguera de los años ´40, reviste nuevamente como administrador financiero de la AFI, como parte del staff de la segunda alianza, esta vez dirigida por Gustavo Arribas y Silvia Majdalani.


                                                                                                      

Traduttore traditore

Los lazos entre Lucas Nejamkis y Richarte / Szpolski parecieron hacerse muy estrechos con el paso de los años. A tal nivel que el padre de Darío Richarte (Juan) figura como propietario de la Radio Jai, emisora de la fracción más reaccionaria de la colectividad judía local, asociada al Likud y al periódico Israel Hayom de la que Szpolski es accionista oculto.[3] Dicha amistad les permitió, además, a los dos últimos, instalar en Argentina la sede de la empresa de seguridad israelí, SLS Consultancy & Trainingque capacitó a fuerzas de seguridad locales (entre ellas a la policía bonaerense), sobre “tácticas de Interrogatorio a Sospechosos”.[4] La empresa SLS tiene entre sus clientes más importantes al citado diario israelí Hayom, que curiosamente es propiedad de Sheldon Adelson, conocido como Rey de Las Vegas, uno de los máximos acreedores de los fondos buitres que logró cobrar sus usurarios papeles de deuda argentina gracias al buen trato recibido por Macri en abril de 2016.[5] Entre las tareas que SLS hace para Israel Hayom figura la  relevante tarea de proporcionar asesoramiento en la seguridad de la información y de escuchas telefónicas. Adelson, coincidentemente, fue el encargado de financiar a Alberto Nisman con casi 300 mil dólares que fueron utilizados en la compra de un terreno en Punta del Estque figura a nombre de su madre y su hermana.[1]


 

                                                                                              

                                                                                            Presentación de la empresa de Szpolski en su página web

Nejamkis se desempeña en la actualidad –después de colaborar con la campaña electoral de Sergio Massa en 2015-- como socio/confidente y facilitador de Stiuso en diferentes emprendimientos: en uno de ellos, participó, junto al ex integrante de la SIDE, de las negociaciones de la adquisición de una parte relevante de la propiedad del diario La Nueva Provincia de Bahía Blanca en diciembre de 2016, luego de compartir un vuelo privado en un Cessna Citation. En aquella ocasión fueron parte de la mesa de negociaciones junto con integrantes de la familia del actual jefe de bloque Cambiemos de la Cámara de Diputados de la Nación, Nicolás Massot.  Las negociaciones incluyeron la adquisición de una porción accionaria del diario Nueva provincia –con valor de 7 millones de dólares--, cuyo paquete mayoritario pertenecía al legislador del PRO.[7] De ese convite también participaron Gustavo Elías, Juan Bonacorsi y el fiscal local Christian Long, todos ellos ligados –también en forma aleatoria— al presidente de Boca Juniors, Daniel Angelici, conocido operador tribunalicio de Cambiemos. La adquisición de medios periodísticos para emplazar plataformas de negociados empresariales fue un permanente ejercicio desarrollado por Richarte / Szpolski desde la publicación en los años ’90 del diario Universitario “la U”, luego la Revista Veintitrés, el diario Tiempo y El Argentino.

Por su parte, Massot y Angelici se vieron enredados recientemente en mayo de este año un escándalo ligado a la Agencia Nacional de Materiales Controlados (ANMAC) –la agencia que sustituyó al Registro Nacional de Armas (RENAR)— en la que su ex titular (Natalia Gámbaro) contrató, mediante una licitación fraudulenta a la empresa Dienst Consulting, propiedad de Gustavo Elías, el socio de Massot y el contertulio de Stiuso/Nejamkis.[8]  Dienst, luego de obtener el monopolio de los controles psico-físicos para la portación y tenencia de armas en todo el territorio de la Argentina, incrementó de 300 a 1500 pesos el monto del trámite, cuya diligencia –consideró la defensoría del pueblo—no podría de ninguna forma estar privatizada, como decidió el gobierno de Cambiemos.

Los lazos entre el ex director de operaciones de la SIDE y Richarte –originalmente mediado por Nejamkis— no finaliza en esos vínculos: Santiago Blanco Bermúdez, vinculado al estudio de Richarte desde la época que ambos transitaban los pasillos de “La Casa” en la calle 25 de Mayo, es el actual letrado de Stiuso y cumplió ese mismo rol con Fernando de Santibáñez. Nejamkis, por su parte, mantiene un cercano contacto, además, con el fiscal Guillermo Marijuan con quien disfrutó del mundial de futbol de Brasil en 2014.[9] Es altamente probable –explican en Comodoro Py, que la algarabía futbolística compartida le haya permitido a Nejamkis interceder, tiempo después, por su socio Stiuso, quien en octubre de 2015 se vio solicitado por un pedido de detención internacional (motivado por varias causas, entre ellas una de contrabando). Según fuentes fidedignas, el pronto auxilio de Nejamkis motivó que el fiscal federal Marijuan, rechazara la solicitud de detención (mediante una circular azul) a ser tramitada vía INTERPOL. Se especula con que el rol de facilitador de Nejamkis volverá seguramente a ser puesto en ejecución para lograr un mismo aterrizaje suave al socio de Richarte y Gallea (Szpolski), quien deberá presentarse ante Bonadío próximamente.  


La Cédula Azul que Marijuan no quiso impulsar

 

La caja de Pandora

Cuenta la mitología griega que Zeus juró vengarse de Prometeo por haber entregado el fuego a la especie humana. Para cumplir su cometido, el dios con sede en el Olimpo le presentó al hermano de Prometeo (Epimeteo) a una mujer hermosa llamada Pandora y para su casamiento le obsequió una tinaja, que en las sucesivas traducciones pasó a ser una caja. Cuando Pandora abrió la tinaja se escaparon los “regalos” que Zeus había dispuesto en su interior como venganza: los males del mundo inundaron el ambiente: el endeudamiento, la devaluación, los despidos, la fuga de capitales y la inflación. La santa triple alianza (servicios/medios/partido judicial) le piden a la sociedad que no le quiten la vista a las fotocopias de unos cuadernos que fueron quemados, y cuyos nombres caligrafiados rondan más el cosmos empresario –cercano a Macri—que cualquiera de los otros mundos posibles. Mientras intentan disimular y reorientar la mirada hacia una operación caligrafiada por servicios, el revoque de los techos de Cambiemos empieza a descascararse y se cae el revoque sobre sus propios arquitectos. Bonadío es simplemente uno de los males que se escapó de la tinaja. Pero él –y muchos de sus contertulios—olvidan una parte central del mito griego: Pandora logró cerrar la tapa del recipiente atesorando el único bien que Zeus había dispuesto incorporar (entre tantos males) para gratificación de la especie humana: Elpis, la esperanza. Las manos que tejen hoy esa imperiosa necesidad por terminar con la pesadilla neoliberal utilizan a los peones más abyectos para perseguir a CFK. Sin embargo, la santa triple alianza observa, con creciente preocupación, que no alcanzan los Nisman, los cuadernos ni los conteiners para tapar la crisis que han generado.

Política