• 24 de septiembre de 2018, 5:17
Inicio | Política

Payadita Policial

Por Hugo Paredero

Aquí me pongo a payar,
con furia y mucha tristeza,
no me cabe en la cabeza
la dotrina Chocobar…
¿Matando se va a cuidar
la humana naturaleza?

Facundo Alesis Ferreira,
se yamaba el pobrecito;
tenía solo 12 añitos,
y en su moto circulaba…
¡Más la cana, barra brava,
decidió que era delito!

Jue en Tucumán hace días:
tiro en la nuca a Facundo,
y lo arrancaron del mundo
por entuirlo “sospechoso”…
¿Podrá vivir en reposo
un criminal tan inmundo?

“Todos somos sospechosos”,
confesaba su madrina;
que en la viya usan espinas,
se cree la motorizada…
¡Pa´ eyos matar es pavada,
algo más de su rutina!

Lo conocían por Cumpita,
de fútbol extraordinario,
empezaba el secundario,
todo el mundo lo quería…
¡Maldita esa policía,
que entroduce estos calvarios!

Y no quedó todo ayí:
porque dispués `el balazo,
se vino el siguiente paso:
¡a meter miedo en la viya!
Inventar cualquier gaviya,
aterrar, dar vuelta el caso…

Siniestros operativos
yamaos “`e saturación”,
una cruel evocación
`e aqueyos años setenta…
¡Cuando el estao, por su cuenta,
baleaba en cualquier rincón!

Hoy claman por la justicia
familia, amigos, vecinos,
peleando por el destino
desta causa `e mal aliento…
¡No esistió un enfrentamiento,
es cuento policial chino!

En el barrio La Bombiya
viven de apriete en apriete;
es feroz cómo se mete
en sus hogares, la cana…
¡Ah semiyas tucumanas,
han germinao los soretes!

Y áura los istoy dejando,
via seguir mi derrotero;
el plan Seguridá Cero
crece dimasiao fecundo…
¡Se los firma, por Facundo,
Payador Perecedero!

Pintura: "Payadita de contrapunto"- Florencio Molina Campos

Política