• 16 de noviembre de 2018, 15:38
Inicio | Política

Los trabajadores de Télam y la soberanía de la información

Por Araceli Bellotta

Mientras la mayoría de los argentinos gritaba los goles del partido Nigeria-Argentina en el Mundial de Rusia, trabajadores de la Agencia Oficial Télam recibían los telegramas que les anunciaban que se habían quedado sin trabajo “porque no responden al perfil que buscamos para una agencia pública de noticias que debe avanzar hacia un mejor y eficaz funcionamiento”. De esta manera, 354 periodistas, fotógrafos y diseñadores fueron despedidos, algunos de ellos con más de 20 años de antigüedad en la agencia.

El Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SIPREBA) denunció que “el ministro Hernán Lombardi se dispone a ejecutar un drástico plan de destrucción de la agencia: despidos en masa, eliminación de la función publicitaria de la agencia y el feroz disciplinamiento de toda voz en la redacción para poner de rodillas a una agencia y que sea, como nunca antes, una agencia gubernamental y no del Estado”. La Asamblea de Trabajadores de Télam decidió resistir el desguace de la empresa estatal, como lo hizo en varias oportunidades desde 1957. La última fue en los 2000, durante el gobierno de la Alianza de Fernando de la Rúa, cuando no casualmente el presidente del directorio de Télam era el mismo que el actual: Rodolfo Pouzá, quien intentó el cierre del área de publicidad y la venta de la sede central en la calle Bolívar, y quien cuando cesó en sus funciones por la caída del gobierno que lo había designado, le hizo un juicio millonario al Estado.

La Agencia Telenoticiosa Americana (TÉLAM) fue fundada el 14 de abril de 1945 durante la presidencia de Edelmiro J. Farrell por impulso del entonces secretario de Trabajo y Previsión, Juan Domingo Perón, para evitar que las noticias de Argentina que se transmitían al mundo fueran monopolizadas por las agencias norteamericanas United Press International (UPI) y Associated Press (AP). En principio fue una compañía mixta de capitales privados y estatales.

Su primer director fue Jerónimo Jutronich, quien conformó un equipo de periodistas integrado por Luis Clur, Rocha de María, Julio César Pasquato “Juvenal” y Oscar Lomuto, entre otros, que comenzó a emitir información en octubre de ese año, pero recién en 1948 se pudo conformar una red de cobertura nacional después de contratar a periodistas del interior del país quienes enviaban las notas por telegrama o por teléfono.

Tras el derrocamiento de Perón en 1955, el gobierno de facto de la autodenominada Revolución Libertadora no creyó en la necesidad de que el Estado tuviera que dar su propia versión de las noticias en detrimento de las agencias internacionales, y desfinanció a Télam. Entre julio de 1957 a septiembre de 1958 suspendió el pago de los sueldos, pero la agencia siguió funcionando por la decisión inédita de 12 trabajadores que continuaron con su labor para que la agencia no fuera cerrada.

Durante el gobierno de Arturo Frondizi, el 30 de julio de 1959, la agencia fue privatizada con la denominación de Télam Sociedad Anónima, Periodística, Radiofónica, Cinematográfica, Comercial, Inmobiliaria y Financiera (Télam SAPRCCIF). Iniciada la década de 1960, se incorporaron líneas de télex que permitían llegar a distintos puntos del país en menos tiempo, y además su sumaron los cuatro canales de televisión porteños y los diarios nacionales como clientes.

Con el golpe de Estado, el 30 de mayo de 1963, el gobierno de facto de José María Guido clausuró la agencia porque “viene tramitando informaciones falsas y tendenciosas que por su naturaleza y alcance atentan contra el orden público y la tranquilidad de la población y siendo firme propósito del gobierno eliminar todo factor capaz de perturbar el proceso electoral aplicando al efecto las facultades que conciernen durante la vigencia del estado de sitio”.

Bajo la presidencia de Arturo Illia, Télam volvió a funcionar y durante la dictadura de Juan Carlos Onganía el Estado compró la totalidad de sus acciones y le dio a la agencia el monopolio de la asignación, elaboración y difusión de la publicidad oficial, lo que le permitió contar con solvencia financiera durante décadas.

Durante el tercer mandato de Juan D. Perón, en 1973, se estableció que la difusión de noticias sobre Argentina generadas en el país sólo podía ser distribuida en el mercado local por empresas nacionales, y que las agencias europeas y norteamericanas podían informar sobre los sucesos argentinos hacia el exterior o sobre los hechos en el exterior hacia el país. Fue entonces cuando surgió una agencia privada nacional: Noticias Argentinas (NA).

La dictadura cívico-militar instaurada en 1976 ejerció un férreo control de la prensa, y Télam fue el principal órgano de difusión desde donde se transmitían noticias, —muchas veces falsas, como sucedió durante la guerra de Malvinas—. Además, varios de sus trabajadores fueron despedidos, perseguidos y tres de ellos aún continúan desaparecidos: Alejandro Martín Almeida, Héctor Jesús Ferreiros y Célica Élida Gómez Rosano.

Con el retorno a la democracia, las agencias privadas N.A. y Diarios y Noticias (DYN) le pidieron al presidente Raúl Alfonsín que cerrara Télam por la competencia que les ofrecía en materia de publicidad. No sólo no lo hizo, sino que se abrió una corresponsalía en Europa y la agencia se incorporó a Latin American Special Information Services Agency (ALASEI), dependiente de la UNESCO y que agrupaba a agencias de noticias estatales de diez países latinoamericanos.

En 1992, el presidente Carlos Menem dispuso la intervención de la empresa, y dos años después su liquidación.  Pero en 1996 dejó sin efecto esta medida y la reemplazó por otra que intentó quitarle el monopolio de la publicidad oficial, uno de sus principales ingresos. No lo logró, igual que el gobierno de la Alianza encabezado por Fernando de la Rúa no pudo cerrar el área de publicidad ni concretar la venta de la sede de la calle Bolívar. Tampoco logró convertir a la agencia en un boletín oficial, para lo que se plantearon retiros voluntarios con un crédito del Banco Mundial que luego se sumó a la deuda externa que cayó en default.

En 2008, en el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, por el decreto 1311 con la firma del entonces jefe de Gabinete Sergio Massa, la elaboración y difusión de la publicidad oficial pasó a la órbita de la Secretaría de Medios que también dispuso la contratación directa de las agencias de publicidad. Durante los gobiernos kirchneristas, la agencia sumó un servicio audiovisual y de radio, y un portal digital con información en tiempo real.

Actualmente, Télam depende del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, cuyo titular es Hernán Lombardi, quien es responsable de los 354 despidos que reduce en más del 40% al personal de la agencia que hoy cuenta con 2800 abonados en el país y en el exterior, y 28 corresponsalías en todo el territorio nacional.

Igual que durante la autodenominada Revolución Libertadora, que en el gobierno de facto encabezado por Guido, que en la década de los ’90 y el último intento de la Alianza en los 2000, los trabajadores de Télam se proponen resistir, una vez más, al desguace de una agencia que está directamente relacionada con el derecho soberano del Estado argentino sobre su propia información.      

Fuentes:

Fuente: Presente de la Historia

Política