• 26 de mayo de 2018, 16:36
Inicio | Economía

La economía y sus diferencias: Populismo o neoliberalismo (1ra parte)

post.image

Por Martha Herrring

Adam Smith (1723-1790) consideró correctamente el único propósito del dinero como uno que facilitaría el intercambio de bienes, y como tal, los tipos de cambio fijos devolverían el dinero a su propósito esencial. Al igual que su amigo y colega, el gran filósofo David Hume, Adam Smith, fue un miembro clave de la Ilustración escocesa. Un creyente en una economía de libre mercado, es conocido como el padre del capitalismo moderno. El tema central de su teoría moral es conmovedoramente optimista, Jeremy Harwood cita a «Adam Smith» en '100 Grandes Pensadores' y explica que su teoría: «Es una mezcla embriagadora de filosofía, economía, ciencia política, historia, sociología e incluso antropología».
El comercio, de acuerdo a Smith, une a las personas en los países para que, una vez más, fomente la cooperación económica, y para hacerlo, hace que la guerra sea mucho menos probable. Adam Smith es considerado el padre de la economía capitalista.

Economistas contemporáneos

La economía keynesiana recibe su nombre, teorías y principios del economista británico John Maynard Keynes (1883-1946), considerado el fundador de la 'macroeconomía moderna'. Su obra más famosa, «La teoría general del empleo, el interés y el dinero» (The General Theory of Employment, Interest and Money) se publicó en 1936. Pero su libro anterior, de 1930, «Un tratado sobre el dinero», (A Treatise on Money), se considera a menudo como más importante para el pensamiento económico. Hasta entonces, la economía analizó solo las condiciones estáticas, esencialmente haciendo un examen detallado de la instantánea de un proceso que se mueve rápidamente. Keynes, en 'Treatise', creó un enfoque dinámico que convirtió la economía en un estudio del flujo de ingresos y gastos. Abrió nuevas perspectivas para el análisis económico.

En 1919 en «Las consecuencias económicas de la paz » (The Economic Consequences of the Peace), Keynes predijo que las condiciones aplastantes que el tratado de paz de Versalles impuso a Alemania, para terminar con la Primera Guerra, conducirían a otra guerra europea.
Recordó las lecciones de Versalles y de la Gran Depresión, cuando encabezó la delegación británica en la conferencia de Bretton Woods en 1944, que estableció reglas para garantizar la estabilidad del sistema financiero internacional y facilitó la reconstrucción de las naciones devastadas por la Segunda Guerra.
Junto con el funcionario del Tesoro de los Estados Unidos, Harry Dexter White, Keynes es considerado el padre fundador intelectual del 'Fondo Monetario Internacional' y el 'Banco Mundial', que fueron creados en Bretton Woods.
La economía keynesiana dominó la teoría y la política económicas después de la Segunda Guerra hasta la década de 1970, cuando muchas economías avanzadas sufrieron tanto la inflación cuanto el crecimiento lento, una condición llamada «estanflación». La popularidad de la teoría keynesiana decayó porque no tenía una respuesta política adecuada para la estanflación. Los economistas monetaristas dudaron de la capacidad de los gobiernos, para regular el ciclo económico con la política fiscal, y argumentaron que el uso juicioso de la política monetaria (esencialmente controlando la oferta de dinero para afectar las tasas de interés) podría aliviar la crisis.

¿Qué es el Monetarismo?
Su énfasis en la importancia del dinero ganó influencia en la década de 1970. ¿Qué tan importante es el dinero? Pocos negarían que juega un papel clave en la economía.
Pero una escuela de pensamiento económico, llamada Monetarismo, sostiene que la oferta de dinero (la cantidad total de dinero en una economía) es el determinante principal del PIB actual en dólares en el corto plazo y el nivel de precios en períodos más largos.
Hoy en día, el Monetarismo se asocia principalmente con el economista ganador del Premio Nobel Milton Friedman. En su obra seminal «Una historia monetaria de los Estados Unidos, 1867-1960», que escribió con la economista Anna Schwartz en 1963, Friedman argumentó que la política monetaria deficiente del banco central de Estados Unidos, la Reserva Federal, fue la causa principal de la Gran Depresión, en los Estados Unidos, en la década de 1930. En su opinión, el fracaso de la Reserva Federal (como suele llamarse) para compensar las fuerzas que ejercen presión a la baja sobre la oferta monetaria y sus acciones para reducir el stock de dinero es lo contrario de lo que debería haberse hecho. También argumentaron que debido a que los mercados naturalmente se mueven hacia un centro estable, un suministro de dinero incorrectamente establecido causó que los mercados se comportaran de forma errática.

El Monetarismo ganó prominencia en la década de 1970. En 1979, con la inflación en los Estados Unidos alcanzando un máximo del 20%, la Fed cambió su estrategia operativa para reflejar la teoría monetarista. Pero el Monetarismo se desvaneció en las décadas siguientes, ya que su capacidad para explicar la economía de los EE. UU. pareció disminuir. Sin embargo, algunos de los conocimientos que los monetaristas aportaron al análisis económico han sido adoptados por economistas no monetaristas.

Tanto los keynesianos cuanto los monetaristas fueron objeto de escrutinio con el surgimiento de la nueva escuela clásica a mediados de los años setenta.
La base del Monetarismo es la teoría cuantitativa del dinero. La teoría es una identidad contable, es decir, debe ser verdadera.

De hecho, los pensadores económicos de la época de la Segunda Guerra Mundial entendieron que el libre comercio era un obsequio que potenciaba el crecimiento para promover la especialización económica individual y la cooperación entre productores mundiales, y que la falta de comercio sin restricciones en la década de 1930 podría adelantar el horror que fue la Segunda Guerra Mundial. El nuevo libro del Consejo de Relaciones Exteriores Benn Steil, «La Batalla de Bretton Woods: John Maynard Keynes, Harry Dexter White, y la Creación de un Nuevo Orden Mundial» es un relato exhaustivamente investigado; sobre los frenéticos esfuerzos de los economistas y políticos por poner el mundo de la posguerra en otro más seguro; posicionando el libre comercio a través de tipos de cambio fijos y la paz mundial como el objetivo final.

Específicamente, en la era posterior a Bretton Woods, el dólar se definió como 1/35 de una onza de oro y algunos países, en diversos grados, (Benn Steil señala, en su libro, que el acuerdo de Bretton Woods no alcanzó la plena vigencia hasta 1961) vinculaban sus monedas al dólar.

Cuando la agitación golpea los mercados monetarios y financieros mundiales, los líderes invariablemente piden 'un nuevo Bretton Woods' para prevenir el desorden económico catastrófico y desactivar el conflicto político. El nombre de la remota ciudad de New Hampshire donde se reunieron representantes de cuarenta y cuatro naciones en julio de 1944, en medio de la Segunda Gran Guerra del siglo XX, se ha convertido en una taquigrafía para la globalización ilustrada. La historia real que rodea los acuerdos históricos de Bretton Woods, sin embargo, está llena de drama, intriga y rivalidad sorprendentes, que cobran vida vívidamente en la historia épica de Benn Steil.

Rechazando la creencia convencional de que Bretton Woods fue el producto de una amable colaboración angloamericana, Steil muestra que en realidad era parte de una agenda geopolítica mucho más ambiciosa tramada dentro del Tesoro del presidente Franklin D. Roosevelt y destinada a eliminar a Gran Bretaña como un país rival político. En el corazón del drama estaban los personajes antípoda de John Maynard Keynes, el renombrado y revolucionario economista británico, y Harry Dexter White, el obstinado tecnócrata estadounidense hecho a sí mismo. Trayendo nuevas y sorprendentes pruebas de archivo, Steil ofrece el retrato más convincente de la compleja y controvertida figura de White, el arquitecto del lugar privilegiado del dólar en el sistema monetario de Bretton Woods, quien también, muy en privado, admiraba la planificación económica soviética y participó en comunicaciones clandestinas con funcionarios y agentes de la inteligencia soviética durante muchos años.

Una obra extraordinariamente hábil, de narración de cuentos, Benn Steil revela cómo se trazó realmente el anteproyecto para el orden económico de la posguerra. «La Batalla de Bretton Woods» es un clásico de la historia económica y política.

NUEVO ORDEN MUNDIAL - Siglo XX

La crisis financiera mundial de 2007-08 causó un resurgimiento en el pensamiento keynesiano. Fueron los fundamentos teóricos -de las políticas económicas- en respuesta a la crisis por parte de muchos gobiernos, incluidos los Estados Unidos y el Reino Unido.

A medida que la recesión global se desarrollaba a fines de 2008, el profesor N. Gregory Mankiw de Harvard escribió en el New York Times: «Si usted recurriera a un solo economista para comprender los problemas que enfrenta la economía, no hay dudas de que el economista debe ser John Maynard Keynes».
Aunque Keynes murió hace más de medio siglo, su diagnóstico de recesiones y depresiones sigue siendo la base de la macroeconomía moderna. Keynes escribió: «Los hombres prácticos, que se creen exentos de toda influencia intelectual, suelen ser esclavos de algún economista difunto». En la crisis de 2008, «ningún economista difunto fué más prominente que el propio Keynes».

El principio central de la escuela económica, de pensamiento keynesiano, es que la intervención del gobierno puede estabilizar la economía ¿Qué tan importante es el dinero? Pocos negarían que juega un papel clave en la economía.

Durante la Gran Depresión, en la década de 1930, la teoría económica existente fue incapaz de explicar las causas del grave colapso económico mundial o de proporcionar una solución de política pública adecuada para impulsar la producción y el empleo.

El economista británico John Maynard Keynes encabezó una revolución en el pensamiento económico que anuló la idea que entonces prevalecía de que los mercados libres proporcionarían automáticamente el pleno empleo; es decir, que todos los que quisieran un trabajo tendrían uno siempre que los trabajadores fueran flexibles en sus demandas salariales (ver cuadro). La idea principal de la teoría de Keynes, que ha llegado a llevar su nombre, es la afirmación de que la demanda agregada, medida como la suma del gasto de los hogares, las empresas y el gobierno, es la fuerza impulsora más importante de una economía. Keynes afirmó además que los mercados libres no tienen mecanismos de autoequilibrio que conduzcan al pleno empleo. Los economistas keynesianos justifican la intervención del gobierno a través de políticas públicas que apuntan a lograr el pleno empleo y la estabilidad de precios.

Una idea revolucionaria
Keynes argumentó que la demanda general inadecuada podría conducir a períodos prolongados de alto desempleo. La producción de bienes y servicios de una economía es la suma de cuatro componentes: consumo, inversión, compras del gobierno y exportaciones netas (la diferencia entre lo que vende un país y lo que compra en el extranjero). Cualquier aumento en la demanda tiene que provenir de uno de estos cuatro componentes. Pero durante una recesión, las fuerzas fuertes a menudo reducen la demanda a medida que el gasto baja. Por ejemplo, durante las recesiones económicas, la incertidumbre a menudo erosiona la confianza del consumidor y hace que reduzca sus gastos, especialmente en compras discrecionales, como una casa o un automóvil. Esta reducción en el gasto de los consumidores puede resultar en un menor gasto de inversión por parte de las empresas, ya que las empresas responden a la demanda debilitada de sus productos. Esto pone la tarea de aumentar la producción sobre los hombros del gobierno. De acuerdo con la economía keynesiana, la intervención estatal es necesaria para moderar los auges y desplomes de la actividad económica, también conocido como el ciclo económico.

Hay tres principios principales en la descripción keynesiana de cómo funciona la economía:

• La demanda agregada está influenciada por muchas decisiones económicas, públicas y privadas. Las decisiones del sector privado a veces pueden llevar a resultados macroeconómicos adversos, como la reducción del gasto de los consumidores durante una recesión. Estas fallas del mercado a veces requieren políticas activas por parte del gobierno, como un paquete de estímulo fiscal (se explica a continuación). Por lo tanto, la economía keynesiana respalda una economía mixta dirigida principalmente por el sector privado, pero en parte operada por el gobierno.

• Los precios, y especialmente los salarios, responden lentamente a los cambios en la oferta y la demanda, lo que ocasiona escases y excedentes periódicos, especialmente de mano de obra.

• Los cambios en la demanda agregada, ya sean anticipados o imprevistos, tienen su mayor efecto a corto plazo en el producto real y el empleo, no en los precios. Los keynesianos creen que, debido a que los precios son algo rígidos, las fluctuaciones en cualquier componente del gasto -consumo, inversión o gastos del gobierno- provocan que la producción cambie. Si el gasto del gobierno aumenta, por ejemplo, y todos los demás componentes del gasto permanecen constantes, la producción aumentará. Los modelos keynesianos de actividad económica también incluyen un efecto multiplicador; es decir, el producto cambia por un múltiplo del aumento o disminución del gasto que causó el cambio. Si el multiplicador fiscal es mayor que uno, entonces un aumento de un dólar en el gasto gubernamental daría como resultado un aumento en la producción superior a un dólar.

El final del sistema de Bretton Woods (1972-81)

A comienzos de la década de 1960, el valor fijo del dólar de EE. UU. frente al oro, según el sistema de tipos de cambio fijos de Bretton Woods, se consideró sobrevaluado. Un aumento considerable del gasto interno en los programas de la 'Gran Sociedad' del presidente Lyndon Johnson y un aumento en el gasto militar causado por la guerra de Vietnam empeoraron gradualmente la sobrevaluación del dólar.

El sistema se disolvió entre 1968 y 1973. En agosto de 1971, el presidente de los EE. UU., Richard Nixon, anunció la suspensión «temporal» de la convertibilidad del dólar en oro. Si bien el dólar había tenido problemas durante la mayor parte de la década de 1960, dentro de la paridad establecida en Bretton Woods, esta crisis marcó el colapso del sistema. El intento de revivir los tipos de cambio fijos fracasó, y en marzo de 1973 las principales monedas comenzaron a flotar una contra la otra.

Desde el colapso del sistema de Bretton Woods, los miembros del FMI han podido elegir libremente cualquier forma de cambio que deseen -excepto cambiar su moneda por oro: permitir que la moneda flote libremente, vincularla a otra moneda o a una cesta de monedas, adoptar la moneda de otro país, participar en un bloque monetario o formar parte de una unión monetaria.

Muchos temían que el colapso del sistema de Bretton Woods pusiera fin al período de rápido crecimiento. De hecho, la transición a los tipos de cambio flotantes fue relativamente fácil, y sin duda oportuna: los tipos de cambio flexibles facilitaron el ajuste de las economías al petróleo más caro, cuando el precio comenzó repentinamente a subir en octubre de 1973. Desde entonces las tasas flotantes han facilitado los ajustes a los choques externos.

El FMI respondió a los desafíos -creados por las crisis del precio del petróleo de la década de 1970- mediante la adaptación de sus instrumentos de préstamo. Para ayudar a los importadores de petróleo a lidiar con los déficits anticipados, de la cuenta corriente y la inflación ante los altos precios del petróleo, estableció la primera de dos instalaciones petroleras.

Desde mediados de la década de 1970, el FMI buscó responder a las dificultades de la balanza de pagos que enfrentaban muchos de los países más pobres del mundo mediante el suministro de financiamiento concesional a través del llamado Fondo Fiduciario. En marzo de 1986, el FMI creó un nuevo programa de préstamos en condiciones concesionarias denominado Servicio de Ajuste Estructural (SAF) que fue reemplazado por el Servicio de Ajuste Estructural Reforzado en diciembre de 1987.

Martha Herring - Febrero 2018

Economía