• 18 de noviembre de 2018, 2:33
Inicio | Ciudad de Buenos Aires

Hipódromo de Palermo

Por Abel Roth*

Viajando en el tren de Retiro a Tigre frente al Hipódromo de Palermo hace años nos contaba un señor mayor "He viajado casi toda mi vida en este tren, usted sabe lo que era el Hipódromo antes? Si tenía la suerte de pasar con el tren justo en el momento de alguna competencia, la multitud que cubría esas tribunas, y los últimos doscientos metros los gritos de la gente alentando a su favorito y no le cuento si había algún gran premio, a veces el tren aminoraba su marcha para seguir la carrera" y continuaba: "yo en una época era habitué, era común ver a gente del tango y del futbol, alli frecuentaban Anibal Troilo, Mario Boyé, Angel Labruna..." Tango, carreras y fútbol, los tres placeres populares de las primeras décadas del siglo XX se relacionaban estrechamente.

    El Hipódromo Argentino de Palermo (su nombre oficial desde 1953) está ubicado en el barrio de Palermo, en la ciudad de Buenos Aires, Argentina. Cuenta con una pista de arena de 2.400 metros de longitud por 28 metros de ancho y una pista de césped de 2.200 metros por 20 metros de ancho, además posee un sistema de drenaje que permite correr bajo cualquier condición climática.  fue fundado en 1876, entre el Parque 3 de Febrero y los alfalfares de Rosas, siendo el primer centro hípico de Buenos Aires destinado a las carreras de caballos. El día de su inauguración los tranvías y los trenes disponibles no fueron suficientes para llevar a la gran cantidad de gente interesada en presenciar el evento. Aun así, cerca de 10.000 presenciaron la primera carrera disputada, que fue ganada por el caballo Resbaloso.
  En los años 20 el tango empieza a relacionarse fuertemente con el turf, casualmente ese año en el Hipódromo de Maroñas se conocian Carlos Gardel e Irineo Leguisamo, en 1922 Leguisamo se trasladaria a Buenos Aires y comenzarían una amistad para siempre., diría el jockey del cantor  "El era el único que me llamaba Mono, aunque sabía que a mí me molestaba. Cuando lo hacía, yo lo llamaba Romualdo, para que engranara. Ese era su segundo nombre, y no quería que nadie se lo mencionara... Un día me mandó a casa una encomienda enorme, con una tarjeta que decía: “Mono, te mando un postre”. Comencé a abrirlo, era puro papel, y se achicaba cada vez más. Al final quedó una cosa chata, que era un disco sin etiqueta. Lo puse en la victrola y me emocioné hasta las lágrimas, porque era el tango “Leguisamo solo”. Nadie lo cantó como él. Nadie, nunca, cantó como Carlitos”. 
   Numerosas serían las letras de tangos que se referirían al turf, la larga lista excede los límites de esta nota, cabe citar entre ellos: "Palermo", "Preparate pal domingo", "Por una cabeza", "Bajo Belgrano", "Canchero", "Soy una fiera" y muchos mas aún.
    Yatasto, el más grande: Considerado por muchos como el mejor de todos los tiempos "Yatasto" fue un caballo "pura-sangre" argentino, fue el ganador de la cuádruple corona de la hípica argentina en 1951, es el poseedor del récord en pista de arena de 3000 metros en Palermo desde 1953 con una marca jamás superada.
   
   Como nos seguía  contando el señor que viajaba en ell tren hacia Tigre: "los fines de semana usted podía encontar micros en Once, en Liniers o Constitución con el cartel "Palermo", mucho antes que existieran la combis" y finalizaba su relato: "hoy la gente sigue apostando pero va a las agencias de los barrios, ver a 90.000 personas en las tribunas de Palermo es cosa del pasado".

*Historiador

Ciudad de Buenos Aires