• 23 de octubre de 2018, 11:36
Inicio | Cultura

El heredero de Alumni

Por Juan Roberto Presta

Racing Club nació el 25 de marzo de 1903, pero en realidad el club se fue gestando en 1901 cuando un grupo de adolescentes ligados al caudillo Alberto Barceló decidieron fundar el 12 de mayo el Football Club Barracas Al Sur, aunque al año se pelearon por política y la mayoría se fue a fundar Colorados Unidos del Sur, haciendo saber su ideología socialista y anarquista ante los seguidores del conservador Barceló.

Un año después se dieron cuenta que los que los unía era ese juego loco, que ya dejaba de ser de los ingleses para empezar a ser universal, y sin deponer sus ideas políticas volvieron a unirse para armar “un club grande”. Estos jóvenes eligieron a Arturo Artola como primer presidente y a la hora de elegir el nombre Germán Vidaillac les mostró una revista francesa donde hablaban de automovilismo y se llamaba “Racing Club” y el nombre fue elegido por aclamación. Así nacía un club que haría historia, primero en el Amateurismo donde obtendría 9 campeonatos (7 de ellos en forma consecutiva, un récord todavía no superado en el fútbol argentino) y 13 copas entre nacionales e internacionales. Todo esto a partir del ascenso en 1910, cuando Alumni ya hacía tiempo que había desaparecido y por eso en alusión a los británicos se lo llamó “la academia” o “el heredero de Alumni”.

En el profesionalismo también rompería récords al ser el primer tricampeón en 1949,1950 y 1951, el primer ganador de la Copa Intercontinental (en aquel momento considerada la Copa Mundial de clubes) al derrotar en Montevideo al Celtic de Glasgow con ese magnífico gol del “Chango” Juan Carlos Cárdenas en 1967 y el primero en ganar la Supercopa de la Conmebol, un torneo que reunía a los campeones de la Copa Libertadores. Además del tricampeonato (donde fue dirigido por el gran Guillermo Stábile, goleador del Mundial de 1930 y entrenador a la vez de la selección Nacional por casi dos décadas), Racing lograría 5 torneos más en la era rentada en los años 1958; 1961; 1966 (el famoso equipo de José, que dirigía Juan José Pizzutti); 2001 (en plena crisis del país con Reinaldo Merlo) y el último en 2014 con Diego Cocca como entrenador.

El equipo de Barracas Al Sur pasó a ser de Avellaneda un año después de su fundación y no porque se haya mudado, sino porque le cambiaron de nombre a su ciudad, pegada al Riachuelo que lo separaba de la Capital Federal. El equipo del que fue hincha Carlos Gardel que era fanático de su primer ídolo Pedro Ochoa “Ochoíta” al que le dedicó un tango y al que durante el gobierno de Juan Domingo Perón (donde su ministro de economía Ramón Cereijo era muy fanático del club) le ofrecieron quedarse con los terrenos del “Parque Retiro” (lo que antes fue el famoso Parque Japonés y debió cambiar de nombre cuando Argentina le declaró la guerra a Alemania y Japón, cuando terminaba la segunda guerra Mundial) y no aceptó para no salir de su ciudad donde se construyó en 1950 su magnífico estadio en el mismo lugar que estaba afincado desde 1906, aunque desde su fundación nunca se había ido del barrio. Ese estadio de cemento que llegó a tener una capacidad de 100 mil personas y luego con las modificaciones quedó en 51.000 se hizo con los créditos que consiguió Cereijo y por eso no extrañó que su nombre sea “Juan Domingo Perón”. El presidente fue a reconocerlo con la prensa especializada y allí se dio el diálogo que derivó en la convicción de estos que Perón era hincha de Racing, porque en medio del estadio le preguntaron: “Presidente y usted de que cuadro es hincha” y Perón con ambigüedad contestó “del mejor”, por lo que los periodistas dedujeron que era de Racing. En realidad Perón era simpatizante de Boca, pero el fútbol no le interesaba demasiado, él era amante del boxeo y la esgrima y hasta de la equitación, pero el fútbol no lo apasionaba.

La primera camiseta de Racing fue totalmente blanca para abaratar los costos, el 23 de julio de 1904 en una asamblea se decidió cambiarla por una amarilla y negra a rayas que duró solo una semana porque era igual a la de Peñarol de Uruguay, entonces se cambió por una estrambótica Celeste y rosa salmón en cuatro cuadrados que duró 4 años, en 1908 se eligió el azul con una banda horizontal blanca, pero en 1910 se adoptó la celeste y blanca en honor al Centenario de la Primera Junta, camiseta que 3 años después también adoptó la selección Nacional.

Desde Ochoíta a Lisandro López, por Racing pasaron grandes jugadores que dejaron su huella en el club y en los simpatizantes. Voy a hacer una lista que siempre será incompleta pero mezclando los tiempos podríamos nombrar por orden alfabético a Arnaldo Balay, Evaristo Barrera, Alfio “Coco” Basile (como jugador y técnico); Raúl Belén, Delfín Benítez Cáceres (el machetero paraguayo); Manuel Blanco, Juan Botasso (Cortina metálica); Mario Boyé, Rubén Bravo; Agustín Mario Cejas; Oreste Corbatta (el mejor wing de la historia, comparado con Garrincha); Gustavo Costas, Juan Carlos Cárdenas; Walter Machado Da Silva (que jugó solo 6 meses, fue goleador y se ganó el corazón de la gente); Marcelo Delgado; José Della Torre; Pedro Dellacha (Don Pedro del área); Rogelio Domínguez, Roberto Díaz (El Ropero); Rubén Díaz (el panadero); Néstor Fabbri; Ubaldo Matildo Fillol; José García Pérez; Claudio García (el turco); Enrique García (el poeta de la zurda); Higinio García; Juan Carlos Giménez, Ernesto Gutiérrez; Juan Hospital; José Raúl Iglesias (el toti); Claudio López (el piojo); Lisandro López; Pedro Waldemar Manfredini (Piedone); Pedro Mansilla; Jaime Donald Martinoli; Oscar Martín, Humberto Maschio (el bocha); Ramón Medina Bello (el mencho); Reinaldo Carlos Merlo (como técnico, ya que como jugador solo lo hizo en River); Juan Carlos Mesías, Diego Milito; Norberto Méndez; Osvaldo Negri; Pedro Ochoa (Ochoíta); Alberto Ohaco; Julio Olarticoechea; Francisco Olazar (técnico de la selección Argentina subcampeona del Mundo en 1930); Saúl Ongaro, Fernando Paternóster; Rubén Paz; Roberto Perfumo (el mariscal); Juan Perinetti; Natalio Perinetti; Juan José Pizzutti (el famoso José del equipo); Fernando Quiroz; Norberto Raffo; Alberto Inocencio Rastelli (el colorado); Juan José Rodríguez (el Yaya); Juan Carlos Rulli; Federico Sacchi; José Salomón; Llamil Simes, Rubén Sosa (el marqués); Carlos Squeo; Guillermo Stábile; Ezra Sued; Claudio Ubeda (el mosquito); Enrique Wolff, Alberto Zabaleta; Vicente Zito (la bordadora) y Adolfo Zumelzú.

“Al este y al oeste, en el norte y en el sur, brilla la blanca y celeste. La Academia Racing Club” dice una de las canciones que canta su hinchada y aunque en algún momento le declararon la quiebra y la síndico Liliana Ripoll dijo “Racing Club sociedad civil ha desaparecido” eso no pasó y su gente lo rescató para que siga siendo grande. Pero esa es otra historia.

 

Cultura