• 18 de noviembre de 2018, 2:33
Inicio | Cultura

De qué se habla cuando se habla de "Batalla cultural"

Por Ana Pérez del Cerro*



Se viene hablando de ‘batalla cultural’ frente al embate impiadoso del neoliberalismo.

En los períodosspopulistas, se incorporan al sistema productivo sectores que  se hallaban sumergidos. En ese proceso aumenta el consumo  de bienes materiales necesarios en la vida moderna, algunos, indispensables.

Sin embargo, si los patrones culturales continúan siendo los mismos, ante el primer cimbronazo,  se desmorona lo que se había construido. Lógicamente, las personas quedan sometidas a carencias o disminuyen su capacidad de adquirir lo que antes podían.

Aparece allí la llamada posverdad, es decir, la construcción de un ‘sentido común’ a partir de los valores del discurso dominante. No se trata de la ‘verdad’ que como absoluto no existe, sino de un  relato verosímil que obtura  una mirada crítica.

El sujeto no apela a su conciencia histórica para analizar la situación, sino a un sistema de creencias  que articula montajes exitosos para justificar la pérdida de derechos.

 

En este contexto empieza a percibirse en la sociedad un agotamiento , a veces, cercano a la resignación porque el sujeto ha  naturalizado lo que lo afecta.

Cabe preguntarse  sobre el término ‘batalla’ para encarar una transformación.

 

“Batalla. Del francés bataille, una batalla es un combate entre dos o más fuerzas. Podría decirse que una batalla es una etapa o un enfrentamiento que se produce en el marco de un conflicto bélico mayor, como una guerra o una campaña militar. Es decir, las guerras se forman por una serie de batallas.

 “, una batalla se podría definir como un combate entre dos o más contendientes en donde cada uno de ellos tratará de derrotar a los demás. Las batallas tienen lugar más a menudo durante las guerras o las campañas militares y normalmente pueden ser bien definidas por el espacio, el tiempo y la acción llevada a cabo. Las guerras y las campañas son guiadas por la estrategia mientras que las batallas son las fases en las que se emplea la táctica. El estratega alemán Carl von Clausewitz manifestó que "el empleo de batallas para ganar el fin de la guerra" era la esencia de la estrategia. Antiguamente, también era denominado batalla el centro de un ejército, distinguiéndolo así de la vanguardia de este y de su retaguardia. Aunque, también antiguamente se usaba batalla para definir cada uno de los grupos en los que era dividido un ejército. La Batalla de Waterloo por William Sadler.”

No queda duda de que el signo ‘batalla’ está profundamente asociado a lo bélico .

Si nos detenemos en este punto, podríamos interrogarnos sobre la pertinencia de  hablar de batalla cuando amplios sectores sociales tienen toda su energía puesta en su combate diario para sobrevivir , habida cuenta de que una batalla, aún en sentido metafórico – que de eso se trata – implica un período prolongado para desmontar el discurso del poder.

¿Basta con cambiar las condiciones socio – económicas si ello fuera posible en un  país endeudado por 100 años de aquí en adelante?

¿Cómo se explica la elección de personajes que gobiernan para las élites agro -financieras?    

Dice el filósofo Byung-Chul Han: “ “Hoy en día, la violencia material deja lugar a  una violencia anónima, desubjetivada y sistémica  que se oculta como tal porque coincide con la propia sociedad” y alude a algo que , en este tema, no se tiene en cuenta: “ La violencia sufre una interiorización, se hace más psíquica y […] se dirige a uno mismo.[…] La sociedad del rendimiento es la sociedad de la autoexplotación”.

Para no caer en la impotencia, es preciso, en principio, saber qué es este ‘nuevo’  colonialismo y reconocerlo en uno: hay un ‘afuera’ del sometimiento y un ‘adentro’ más difícil de visualizar.

 

Además. hay que desmontar discursos instalados por repetición que producen acciones de violencia física y/ o lingüística en todos los estamentos sociales.

 

“Los hombres no se hacen en el silencio, sino en la palabra, en el trabajo, en la acción, en la reflexión."Pedagogía del oprimido" (1970)

 

Foucault explica que ‘una red discursiva está formada por todos los discurso presentes en el momento de la comprensión – recepción  y/o producción en un hecho de habla”.

A partir de los sistemas de creencias se conforma el llamado ‘sentido común’con los valores del discurso dominante.

El ‘sentido común’ responde a la lógica binaria ‘amigo – enemigo’, carga responsabilidades en un  otro diferente y  valida acciones  violentas contra  esos grupos. El odio se desplaza hacia todxs los diferentes al amparo de discursos que proponen la muerte como justicia. Se apunta al borramiento de la memoria histórica y  recrudecen las actitudes xenófobas. En este aspecto, el signo ‘batalla’ podría entenderse en esos términos y entrampar el debate.

Me gusta ser hombre, ser persona, porque sé que mi paso por el mundo no es algo predeterminado, preestablecido. Que mi "destino" no es un dato sino algo que necesita ser hecho y de cuya responsabilidad no puedo escapar.  P. Freire, "Pedagogía de la Autonomía" (1996)

 

 

 * Semióloga.

  

 

 

 

  

Cultura