• 23 de octubre de 2018, 10:31
Inicio | Ciudad de Buenos Aires

Av. de Mayo, tan española

Por Abel Roth


  Cuando se pensó en crear la Avenida de Mayo se lo hizo teniendo como
modelo los boulevares de París y fue pensada también como símbolo de
la aristocracia argentina, si esa fue la intención al poco tiempo
quedó desvirtuada, la avenida quedaría asociada fuertemente a la
comunidad española, las condiciones para ello estaban dadas, miles de
españoles emigraban a Buenos Aires todos los años y más del cincuenta
por ciento de ellos vivían en los alrededores de la futura avenida a
comienzos del siglo XX, pronto llegarían los teatros de zarzuela y los
bares al estilo madrileño, aún hoy en los nombres de los mismos (
Alcázar, Asturias, La Moncloa...) se ve la herencia hispánica, a tal
punto que se la ha comparado con la Gran Vía madrileña. Un decreto de
1997 la declararía "Lugar Histórico Nacional".

Al ser la única avenida por la cual no circulaban los tranvías que
habían proliferado en Buenos Aires, surgió la idea de hacer un tren
subterráneo. Mucha gente conoce que la recorre la línea  de subte mas
antigua de Latinoamérica, la línea A, inaugurada en 1913, pero lo que
muchos desconocen que paralelamente a la línea circula un ramal de
ferrocarril que hace el recorrido Puero Madero-Castelar

   Quizás el lugar más emblemático de todo  su trayecto sea el café
Tortoni, el más antiguo de Buenos Aires, con más de 150 años de
historia, su entrada original estaba por la calle Rivadavia pero al
ser inaugurada la Avenida, se abrió allÍ la que hoy es la entrada
principal. En 1926 un grupo que se llamaba Gente de Artes y Letras,
liderado por Quinquela Martín, le pide permiso al dueño, un francés de
apellido Curutchet quien accedió diciendo "los artistas gastan poco
pero le dan fama al café" y así fue, los nombres de Alfonsina Storni,
Oliverio Girondo y Jorge Luis Borges entre otros serían habitués..

    García Lorca: en octubre de 1933, invitado por Lola Membrives, a
raíz del éxito de Bodas de sangre, Federico García Lorca llega a
Buenos Aires, la visita que iba a durar un mes se extendió a seis, se
alojaria en el hotel Castelar que aún existe y que tomaba su nombre
del presidente de la primera República Española, Federico también
frecuentaría el Tortoni, conocería entre otros a Neruda (cónsul de
Chile entonces), Victoria Ocampo, Norah Lange, Girondo....se habla
también de un encuentro casual con Gardel en noviembre a la salida de
un teatro y una posterior charla. entre ambos (Ben Molar narra ese
encuentro que habría ocurrido en el Teatro Blanca Podestá de la Calle
Corrientes al 1200, con César Tiempo como testigo), Lorca conocería
aquí el éxito a nivel internacional, le escribiría a su familia:
"Buenos Aires es coimo yo quisiera que fuera España..." tiempo después
diría Federico "Yo se que existe una nostalgia de la Argentina de la
cual no quiero librarme"

    La guerra civil española: como se supuso desde un primer momento
la guerra civil (1936-1939) iba a tener gran repercusión
internacional, mas aún en Argentina dónde la colectividad española era
numerosísima, la avenida de Mayo no podía ser ajena al conflicto, en
la intersección con la calle Salta estaba el bar Iberia, dónde se
reunían los partidarios de la República y en la vereda de enfrente el
Español, dónde lo hacían los simpatizantes franquistas, la avenida fue
testigo más de una vez de batallas campales entre ambos bandos, con
vuelo de sillas incluídos,

   El mismo bar Iberia había tenido entre sus concurrentes
anteriormente a Hipólito Yrigoyen, Marcelo T. de Alvear (el comité de
la Unión cívica Radical quedaba cerca de allí), el propio García Lorca
y Margarita Xirgu rentre otros,  continúa con sus puertas abiertas, en
el aó 2005, la legislatura de la ciudad de Buenos Aires lo declaró
sitio cultural y colocó una placa que dice "Bar Iberia. declarado
Sitio de interés cultural, símbolo de la memoria de la hispanidad"

Ciudad de Buenos Aires